22 de diciembre de 2014 08:50

Murió el poeta uruguayo Horacio Ferrer, mítico autor de letras de tango

El poeta uruguayo falleció el 21 de diciembre en Buenos Aires (Argentina). Foto: Wikicommons.

El poeta uruguayo falleció el 21 de diciembre en Buenos Aires (Argentina). Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Horacio Ferrer, el poeta uruguayo que le puso letras a famosos tangos como 'Balada para un loco', con música de Astor Piazzolla, murió el domingo (21 de diciembre) en Buenos Aires de una crisis cardíaca a los 81 años, informó una fuente gubernamental.

"Hoy se nos fue Horacio Ferrer, el gran poeta del tango de todos los tiempos. Todo el Río de la Plata te despide", escribió el ministro de Cultura de la capital argentina, Hernán Lombardi, en su cuenta de la red social Twitter.

Ferrer era el presidente de la Academia Nacional del Tango, entidad que había fundado en 1990, con sede en el Palacio Carlos Gardel, en la tradicional Avenida de Mayo, a tres calles de la histórica plaza homónima.

"La mejor forma de honrar la memoria de Horacio Ferrer es con un 'tangazo' (baile y canto a toda orquesta) en la Usina", un centro cultural en el popular barrio de San Telmo, una de las cunas del tradicional ritmo rioplatense.

Ferrer fue un innovador en la música ciudadana y compuso más de 200 canciones, entre ellas una ópera-tango en 1968 titulada María de Buenos Aires, con la composición musical de Piazzolla, otra leyenda del tango fallecido en 1992.

El compositor falleció en el sanatorio Güemes, seguro médico de los trabajadores gastronómicos, donde estaba hospitalizado hace una semana.

"Piazzolla colaboró con varios, con (el escritor Jorge Luis) Borges inclusive, pero no era lo que él quería. Entonces me buscó a mi, y me dijo: 'Quiero que trabajes conmigo porque mi música es igual a tus versos'", relató una vez en una entrevista sobre el origen de un movimiento que revolucionó el tango.

Vivir es una fiesta 

Otro de los temas que más evoca la afición tanguera es Chiquilín de Bachín, dedicado a un simpático niño de la calle que deambulaba por los restaurantes de la noche porteña para vender ramos de flores.

"La vida es una fiesta y un día se acaba. Hay que disfrutarla con un ser amado, una canción, una poesía, una obra de teatro, una idea que uno se ponga a escribir. Es una fiesta la vida", dijo el artista en otra entrevista.

Acerca de la muerte escribió en otra oportunidad: "Moriré en Buenos Aires, como mueren los que saben morir".

Nacido en Montevideo (Uruguay) en 1933, emigró a Argentina en 1967 donde alcanzó su primer éxito con la publicación del libro de poemas 'Romancero canyengue'.

Otro gran impacto lo consiguió con su obra 'Libro del tango: arte popular de Buenos Aires', una de las más profundas sobre la música urbana que identifica por igual a argentinos y uruguayos.

En 1983 adoptó también la ciudadanía argentina y eligió vivir en el lujoso hotel Alvear, con su pareja, Lulú Michelli.

Sus restos serán velados en el Palacio de la Legislatura, el parlamento comunal de Buenos Aires, informó la familia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)