23 de agosto de 2017 10:18

Educación y la ONU firman alianza para proteger derechos de los estudiantes

La alianza apunta a cinco ejes: protocolos de acción interno y externo, capacitación y socialización, dimensión territorial y comunicación.

La alianza apunta a cinco ejes: protocolos de acción interno y externo, capacitación y socialización, dimensión territorial y comunicación. Foto: Kimberly Vera / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil
(I)

Más unidos, más protegidos es el plan de convivencia armónica que se construye dentro de los establecimientos educativos del país. La iniciativa es parte de la alianza estratégica con el Sistema de Naciones Unidas y Socialización de Protocolos de Acción, firmada la mañana de este martes 22 de agosto del 2017 entre el Ministerio de Educación y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Su objetivo es garantizar espacios de paz y lograr un mejor aprendizaje dentro del sistema educativo fiscal. La firma se realizó en el colegio Vicente Rocafuerte de Guayaquil, entre el viceministro de Educación, Álvaro Sáenz, y la coordinadora del Sistema de las Naciones Unidas, Kyungnan Park.

Sáenz destacó la importancia de esta alianza, ya que se enfocará en la defensa de los derechos dentro del sistema educativo. Por ejemplo, aportará a fortalecer una política de prevención de violencia sexual, para detectar casos tanto dentro como fuera de las escuelas. como lo indicó Pablo Ormaza, director nacional de Educación para la Democracia y el Buen Vivir.

En tanto Kyungnan Park dio algunas cifras de los principales problemas que afectan a niños y jóvenes en etapa escolar en el mundo. Por ejemplo, indicó que uno de cada cinco estudiantes, de entre 11 y 18 años de edad, ha sido víctima de acoso escolar de manera reiterativa. Y ocho de cada 10 embarazos en menores de 15 años son el resultado de violencia sexual. Además recalcó que ser víctima de bullying afecta negativamente el rendimiento de los estudiantes, como también afecta el haber presenciado violencia hacia otros compañeros.

La alianza apunta a cinco ejes: protocolos de acción interno y externo, capacitación y socialización, dimensión territorial y comunicación. Estos se tejerán en conjunto, con el aporte de la comunidad educativa.

Esta mañana, 600 representantes de las comunidades educativas de Manabí, Bolívar, Los Ríos, Santa Elena, Galápagos, Azuay, Cañar, Morona Santiago, El Oro, Loja, Zamora Chinchipe y Guayas, participaron en las mesas de trabajo en Guayaquil.

En medio de uno de los grupos, Mariuxi Campoverde, de la Dirección de la Educación para la Democracia y el Buen Vivir, dio algunas indicaciones. “Cualquier miembro de la comunidad educativa puede darse cuenta de que un estudiante es violentado. El departamento de consejería estudiantil deberá elaborar un informe del hecho de violencia”, dijo.

Miembros de la Fiscalía, del Consejo de la Judicatura, del ECU 911, directivos, docentes, padres de familia y estudiantes fueron los participantes. Ellos analizaron temas como el rol de la Junta Distrital de Resolución de Conflictos, procedimiento penal y acceso a la justicia de niños, niñas y adolescentes; y víctimas de violencia dentro del sistema educativo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)