11 de enero de 2015 09:29

Médico ecuatoriano cree que la oncocercosis se eliminará de América Latina en 2017

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

El médico ecuatoriano Roberto Proaño, quien formó parte de un equipo para acabar con la oncocercosis en su país, sostiene que esta enfermedad, considerada como la segunda más importante en provocar ceguera en el mundo, será eliminada de América Latina en 2017.


Sólo falta por atender un foco ubicado en tribus nativas que comparten la selva amazónica entre Venezuela y Brasil para acabar con esta enfermedad que ya ha sido oficialmente eliminada de Colombia y Ecuador, y cuya certificación esperan México y Guatemala, señaló Proaño.

El galeno, que forma parte también del Programa para la Eliminación de la Oncocercosis en las Américas, señaló que la enfermedad se produce por la picadura de la "mosca negra" infectada con el mal.

Las moscas inoculan en las personas larvas de un parásito que llegan a afectar la piel y los ojos, añadió Proaño al precisar que la enfermedad llegó a Centroamérica con los esclavos de países africanos durante la conquista.


El primer caso de oncocercosis en América fue reportado en Guatemala en 1915 por el médico Rodolfo Robles y en Ecuador se descubrió en 1952.

La enfermedad en Ecuador se focalizó en la parte norte de la provincia costera de Esmeraldas (en el noroeste, cerca de la frontera con Colombia), en la confluencia de los ríos Cayapas, Santiago y Onsoles y su eliminación se debe a la acción de un equipo de médicos que en los últimos 14 años ha estudiado, vigilado y atendido en esa zona.

Ese grupo, al que pertenece Proaño, prevé efectuar la próxima semana un homenaje a uno de los más importantes miembros del equipo, el médico de salubridad Juan Martín Moreira, fallecido el año pasado.

Moreira es considerado uno de los artífices para que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya certificado, en septiembre del año pasado, la eliminación de la enfermedad en Ecuador.

Proaño comentó que fue ese grupo "interdisciplinario" de médicos el que alcanzó a erradicar la enfermedad de los pacientes infectados y de las moscas transmisoras.

Se logró suprimir la transmisión de la enfermedad "en un proceso de 14 catorce años" de tratamientos a los pacientes, con dosis de fármacos como la ivermectina, una medicina que en principio era utilizada para curar al ganado, anotó.

Ese desparasitante liberó a los pacientes de la oncocircosis y, por consecuencia, también a las moscas que las transmitían, señaló Proaño.

La investigación supuso la captura de unas 90 000 moscas por año para verificar cómo desaparecía la enfermedad y los últimos estudios demostraron que se había eliminado el parásito de personas e insectos, agregó el galeno.

La OMS constató la ausencia del mal con un grupo de expertos que revisó los protocolos y confirmó la eliminación de la enfermedad que había afectado a unas 25 000 personas en Ecuador, añadió el experto.

Aseguró que, tras las investigaciones, también se determinó que el éxito del programa fue que el equipo se haya propuesto acabar con la existencia del parásito (onchocerca volvulus), antes que fumigar con insecticidas las colonias de moscas, como se había hecho en África sin resultados positivos.

El protocolo ha servido como método y por eso es que "estamos a punto de erradicar de América esta enfermedad", añadió el médico ecuatoriano.

El último foco de la enfermedad se encuentra en una comunidad nómada de los indios Yanumanis, que habita en la selva entre Venezuela y Brasil, asunto que lo hace "más difícil" de tratar, aunque se espera que para 2017 también en esa región haya desaparecido la oncocercosis, agregó el galeno ecuatoriano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)