2 de febrero de 2017 12:19

Médico revela ‘secreto’ detrás del cabello de Trump y datos sobre su salud

El médico de Donald Trump reveló que el presidente de Estados Unidos toma una medicación que le ayuda con el crecimiento del cabello. Foto: AFP.

El médico de Donald Trump reveló que el presidente de Estados Unidos toma una medicación que le ayuda con el crecimiento del cabello. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 2
Redacción Elcomercio.com

El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, toma medicación para tres dolencias. Una de las medicinas está relacionada a la próstata y estimula también el crecimiento del cabello.

Así lo reveló Harold Bornstein, médico del mandatario “en una serie de recientes entrevistas”, según un artículo publicado ayer, 1 de febrero de 2017, por el diario The New York Times.

Bornstein, quien tiene una oficina privada en Nueva York, contó en una carta emitida el 4 de diciembre de 2015 que ha sido el médico de Trump desde 1980. Previamente, el actual presidente se hacía atender con Jacob Bornstein, el padre del médico.

Hasta el momento en el que se publicó la nota, de acuerdo al Times, nadie de la Casa Blanca había pedido copias del récord médico del mandatario, documentos que posee desde hace 36 años y que tampoco había tenido contacto con él desde que fue elegido presidente.

Previo a ello, Trump acudía a la consulta del galeno, ubicada en una oficina privada en Nueva York, por lo menos una vez al año. Se practicaba exámenes de rutina anuales y colonoscopías, según el medio estadounidense. Bornstein hizo públicos algunos de los datos en una carta el pasado 13 de septiembre de 2016 que dieron a conocer un poco más de la salud del actual presidente.

En el documento, publicado en el sitio web del New York Times, consta que Trump mide 1,91 y pesa 236 libras. Su presión arterial normal es de 116/70 y toma una medicación llamada rosuvastatin comercializada como Crestor para disminuir el colesterol y otros lípidos.

El médico no reveló qué tan altos eran los lípidos antes de la terapia con el medicamento. Sin embargo, reportó que los niveles de colesterol del magnate estaban en un rango normal: Colesterol 169, colesterol HDL 63, colesterol LDL 94, triglicéridos 61. Adicionalmente escribió que, de acuerdo al análisis del antígeno prostático específico, Trump presentaba un nivel de 0.15 PSA lo que llevó a urólogos a decir que debía tratarse por un agrandamiento de próstata o cáncer en la misma.

Fue entonces cuando el médico declaró que el nivel tan bajo de PSA en Trump se debía a que toma Finasterida, también conocida como Propecia, un fármaco que se utiliza para tratar la hipertrofia próstatica benigna y en algunos casos para el tratamiento de la caída del cabello en hombres, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Adicionalmente, el médico confesó que le recetó a Trump tetracicilina, un antibiótico utilizado para controlar la rosácea, una enfermedad crónica que afecta la piel y a veces los ojos causando enrojecimiento, granos, espinillas y que puede llegar a causar engrosamiento de la piel, según el NIH (Instituto Nacional de Artrítis y Enfermedades Muscoloesqueléticas y de la Piel).

Adicionalmente, alegó estar seguro de que Trump estaba al día en sus exámenes de VIH y que, de ser designado como el médico de la Casa Blanca, duda que incluiría en Trump un examen anual y psicosométrico con el fin de detectar una posible demencia. Esto pese a que el padre de Trump, Fred, sufrió de alzhéimer cuando bordeaba los 80 años, según el medio. 

En diciembre de 2015 se hizo público que Bornstein era el médico de Trump. Esto luego de que publicase una carta respecto a la salud del entonces precandidato a la presidencia. “Si llega a ser elegido, el Sr. Trump-puedo decirlo sin temor a equivocarme- será el individuo más sano en ser elegido presidente”, escribió.

En ese entonces, el doctor ofreció evidencia médica para constatar que Trump no tenía ninguna enfermedad relevante u otro problema médico que requiera ser tratado fuera de su oficina. 

Meses después, el médico se vio envuelto en una polémica tras confesar que había escrito la carta en cinco minutos mientras le esperaba una limosina que había sido enviada por Trump”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (7)