19 de noviembre de 2014 13:11

La energía nuclear, parte de la solución al cambio climático

Según el nobel de Química mexicano, Mario Molina, las nucleares no queman fósiles, por ende, no generan dióxido de carbono. Foto: EFE.

Según el nobel de Química mexicano, Mario Molina, las nucleares no queman fósiles, por ende, no generan dióxido de carbono. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Agencia EFE

La energía nuclear puede jugar un papel importante en la lucha contra el cambio climático y ser parte de la solución, afirma en una entrevista con EFE el nobel de Química mexicano Mario Molina, que hoy (19 de noviembre) recibe el Premio Campeones de la Tierra de la ONU.

"Las nucleares hay que ponerlas sobre la mesa, porque son una parte de la solución, aunque no la única", explica Molina, que en 1995 recibió el Premio Nobel por descubrir las causas del adelgazamiento de la capa de ozono -junto a Frank Sherwood Rowland y Paul Crutzen-.

Según el científico mexicano, que hoy recibe el máximo galardón de medio ambiente del sistema de Naciones Unidas por su liderazgo en uno de los mayores acuerdos del clima (Protocolo de Montreal), el sector nuclear ha demostrado ser "más seguro" que otros y las plantas atómicas de segunda y tercera generación son aún muy fiables.

Las nucleares, al no quemar combustibles fósiles, no generan dióxido de carbono(CO2) y evitan un 8 % de las emisiones anuales mundiales del gas contaminante, principal responsable del calentamiento del planeta.

Pionero en el estudio de la química atmosférica, Molina confía en que las renovables no tardarán en sustituir a las fuentes fósiles -antes de mediados de siglo-, y expresa la actual inquietud de que la caída del barril del petróleo (por debajo de 80 dólares) perjudique su implantación.

La bajada del coste de las fuentes verdes también ha sido "espectacular": el ejemplo más claro son las células fotovoltaicas y la energía eólica, explica el nobel, que desde 2005 preside un centro que lleva su nombre y cuyo primera misión no es generar estudios sino "soluciones prácticas" a los problemas del medio ambiente.

Recuerda que la intermitencia del suministro es uno de los obstáculos de las renovables, pero cree que esta barrera está comenzado a solucionarse. La imperfección del sistema del almacenamiento de la energía se manifiesta claramente en industrias como la del automóvil, cuyas baterías aún son "caras y grandes".

Por otro lado, considera que el polémico gas esquisto es una alternativa viable, pero solo de forma transitoria y -recalca- hay que hacerlo con un gran cuidado e inversiones para evitar daños medioambientales (fugas, contaminación). Sólo así puede impedirse que se repitan "los abusos enormes" ocurridos en Colorado o Texas (EE.UU).

Respecto a las próximas cumbres de la ONU sobre cambio climático, la de Lima en diciembre de este año y la de París en 2015, el investigador, de 71 años, opina que ayudarán a avanzar en el proceso de negociación internacional, pero no cree que la capital francesa alumbre un acuerdo global vinculante.

Puede que algunos países se comprometan a reducciones de emisiones contaminantes, pero "no será suficiente" si no hay un acuerdo global, insiste Molina, actualmente investigador de la Universidad de California en San Diego.

Molina cree que la ciencia del cambio climático está muy clara, pero hay incertidumbres en las proyecciones a futuro. "Lo que no hay duda es de que hay un riesgo muy notable sobre la ocurrencia de desastres muy dañinos y costosos" para la Humanidad, que es necesario evitar a un coste económico "moderado": entre un 1 y 2 % del PIB mundial. De no hacerse nada, esa cifra sería muchísimo mayor, concluye el nobel.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)