21 de junio de 2014 21:13

María José Muñoz adelanta un estudio contra el cáncer de mama

Diego OPallero/ EL COMERCIO


La investigadora María José Muñoz, en el laboratorio de la Universidad de las Américas. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 17
Contento 0
Redacción Tecnología

El laboratorio del Instituto de Investigaciones Biomédicas se ha convertido en su entorno cotidiano. Ahí, entre tubos de ensayo y máquinas de preservación celular, María José Muñoz pasa la mayor parte del tiempo experimentando con tumores de cáncer de mama.

Busca mejorar los diagnósticos para que los tratamientos en los pacientes sean más efectivos. Cada año, la enfermedad acaba en Ecuador con la vida de aproximadamente 4 000 mujeres, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La hipótesis de esta bióloga, graduada en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, es que la enfermedad no tiene las mismas características ni se desarrolla igual en todos los rincones del mundo.

“Los genes ecuatorianos, por ejemplo, son diferentes al resto y para enfrentarlos se debe aplicar un tratamiento diferenciado”, comenta.

Esto implica dejar de proveer a todos los pacientes los mismos medicamentos que, en la mayoría de casos, no son hechos en los países donde se presenta la enfermedad. La mayoría son importados de Estados Unidos y Europa.

Esta medicina ‘universal’ puede tener hasta un 70% de efectividad en el control del cáncer, pero el porcentaje podría subir hasta un 95% si fuera focalizada, según Muñoz.

Esto no implica necesariamente, como aclara la científica y actual docente de la Universidad de las Américas, producir medicamentos nuevos o personalizados para cada país o región.

Pero sí lograr un método de diagnóstico para que los especialistas puedan recetar, de entre el universo de medicamentos existentes, la mezcla que mayor beneficio pueda causar en función de las particularidades de la persona y de su tipo de tumor. La investigación de Muñoz tiene un 40% de avance. En una primera etapa se recolectaron los tumores de cáncer de mama existentes en el país. Suman 90 diferentes. Los gestionó para ­fines científicos con la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer del Ecuador (Solca).

Con cada uno se ha aplicado un proceso de identificación de ADN y lo que se viene ahora es probar con variantes de los medicamentos para conocer las reacciones.

La idea de Muñoz se maduró en Barcelona, España, donde siguió, en 2011, una maestría en Investigación de cáncer con células. En ese país ya se hacen experimentos similares. Según el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, los pacientes que han recibido medicamentos personalizados han requerido de menos sesiones de quimioterapia.

La ecuatoriana estudió los casos y aprendió cómo modificar las líneas celulares de cáncer. Cuando regresó en el 2012, su interés se enfocó en aplicar lo aprendido, pero adaptándolo a la realidad del Ecuador.

Ella calcula que en aproximadamente 18 meses se tendrán los resultados finales.

Pero sus primeros pasos ya han sido reconocidos. Muñoz acaba de ganar el primer lugar de investigaciones del Con­greso Internacional de Ingeniería Biomédica y Modelización Matemática en Biociencias Ecuador 2014.

Este fue organizado por la ciudad del Conocimiento Yachay, los primeros días de junio.

El método, si bien ahora es aplicado a un tipo de cáncer específico (el de mama), luego puede ampliarse a otros casos. Por ejemplo el de colon, gástrico o de vejiga.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)