30 de septiembre de 2017 00:00

En Quito hay tres ‘huecas’ para la literatura infantil

Carolina bastidas   La dueña de esta librería tiene una larga carrera como librera. Estudió un máster en literatura infantil.

Carolina Bastidas, la dueña de esta librería, tiene una larga carrera como librera. Estudió un máster en literatura infantil. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Gabriel Flores
Redactor (I)

Los temerarios’ es un álbum ilustrado por Roger Ycaza y publicado por la editorial GatoMalo de Colombia. Sus páginas están pobladas de imágenes de niños realizando actividades poco comunes en la actualidad, como trepar a un árbol, salir a jugar al parque o inventar mundos imaginarios sin la necesidad de dispositivos tecnológicos.

Esta publicación es una de la novedades de El Oso Lector, una pequeña librería especializada en literatura infantil que, hace dos semanas, se reabrió en un espacio ubicado en la esquina de las calles Coruña y Toledo, en La Floresta.

El Oso Lector está dirigido por Carolina Bastidas, una librera, con una maestría en literatura infantil, que desde hace tres años apostó por la creación de un lugar donde los niños y jóvenes puedan encontrar libros ‘arriesgados’ que mantengan un diálogo entre el texto y la imagen.

Entre las novedades que trajo para esta reapertura están libros como ‘El bosque dentro de mí’, de Adolfo Serra; ‘Jim Curioso’, de Matthias Picard, que incluye unas gafas en 3D; ‘Mi amigo el libro’, de Kirsten Hall; y ‘El maravilloso viaje de Nils Holgersson’, de la escritora Selma Lagerlöf.

Otro de los espacios que ha apostado por la literatura infantil, en la ciudad, es la librería Carlos Fuentes, del Fondo de Cultura Económica, que funciona en la esquina de la 6 de Diciembre y Wilson. Aquí los libros ilustrados y los libros álbum, de gran formato, comparten las estanterías con nuevas ediciones de los clásicos universales, como los cuentos de los hermanos Grimm.

Entre las novedades literarias está la versión de ‘Caperucita roja’ de Adolfo Serra, ‘Romeo y Julieta’, ilustrado por Mercé López, ‘Cosas que me gustan’, de Anthony Brown y ‘Había una vez un niño’, de Oliver Jeffers. Dos veces al mes, en esta librería, se activa el espacio de mediación lectora Niños Comelibros, dedicado a la lectura de libros infantiles en voz alta.

Al sur de la ciudad, en el sector de El Recreo, está Bibliorecreo, una biblioteca que cuenta con un amplio espacio dedicado a la lectura infantil. La librera Claudia Bugueño cuenta que aquí los libros álbum y los libros ilustrados también son los más solicitados porlos niños. Entre las obras que más demanda tienen está el ‘Diario de Sofía’, el ‘Diario de Greg’, y ‘Las aventuras del Capitán Calzoncillos’. El espacio funciona en un bus ubicado en el parqueadero del centro comercial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)