17 de julio de 2015 16:15

El encanto de leer a Leonardo Padura

En estos relatos está el Padura que vivió la Guerra de Angola y aquel muchacho que, recién llegado a la capital cubana, se enamoró perdidamente de una cantante de boleros. Foto: Archivo

En estos relatos está el Padura que vivió la Guerra de Angola y aquel muchacho que, recién llegado a la capital cubana, se enamoró perdidamente de una cantante de boleros. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Carlos Rojas
Editor (O)

¿Qué esperamos de un autor y sus libros? Quizás un golpe a nuestra conciencia o simplemente horas y horas de un relato fascinante. El cubano Leonardo Padura (1955) tiene la habilidad de atar ambos requerimientos, por eso sus obras se han vuelto indispensables para entender por dónde camina la literatura hispanoamericana.

Semanas antes de haber recibido en junio el premio Princesa de Asturias 2015 a las Letras, llegó a los estantes ecuatorianos la reciente compilación de sus cuentos ‘Aquello que estaba deseando ocurrir’.

Sin el enigma de las novelas policiacas del detective Mario Conde ni el rigor de sus investigaciones históricas plasmadas de forma tan soberbia en sus novelas, los 13 cuentos que trae Tusquets editores, redactados por Padura a finales de los 80 y entrados los 90, son tan profundos como fascinantes.

Verdaderos relatos escritos desde la sencillez de alguien que no deja de sentirse seducido por La Habana y encontrar, en cada reflexión que ella le inspira, una adicción incontrolable.

En estos relatos está el Padura que vivió la Guerra de Angola y aquel muchacho que, recién llegado a la capital cubana, se enamoró perdidamente de una cantante de boleros, quien le regaló nueve noches sensuales y cuyo cabaret fue cerrado por el rígido y moralista régimen castrista. Quién como este escritor para sincerar sus miedos y sus anhelos masculinos.

Como sucede en las novelas de Conde, en esta recopilación de cuentos está presente el infernal calor de una ciudad caribeña y la decrepitud de su cotidiano vivir, cada vez más caótico conforme pasan los años. Padura retrata la añoranza de varios personajes ensimismados en sus frustraciones y proyectos; también en la muerte… o en la política, como si ambas palabras no fueran de repente un sinónimo.

Quienes tenemos el placer de haber devorado sus novelas e identificarnos con muchos de sus protagonistas, los cuentos de ‘Aquellos estaba deseando ocurrir’, lejos de ser tan ambiciosos como las historias y las épocas que se entrelazan en ‘El hombre que amaba los perros’ o ‘Herejes’, tienen un valor especial: a través de ellos es posible palpar la evolución de Padura.

Allí están sus pensamientos, sus temores o sus pasiones. Y para quienes el uso del buen español es indispensable, sobre todo está el escritor de un gran talento narrativo. Son 13 cuentos breves de una lectura rápida y embriagante, recomendada para aquel lector joven que también sueña con llegar a escribir su propia historia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)