10 de febrero de 2015 15:03

En Japón se construyen ciudades inteligentes a prueba de terremotos

Vista de viviendas en la ciudad de Fujisawa, a 51 kilómetros al sur de la capital nipona. Foto: EFE

Vista de viviendas en la ciudad de Fujisawa, a 51 kilómetros al sur de la capital nipona. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

Bancos que se convierten en improvisados fogones, alcantarillas que esconden retretes y paneles solares que proporcionan electricidad durante emergencias. Así son las 'ciudades inteligentes' en Japón, un país siempre alerta ante los desastres naturales.

Los vecinos de la ciudad de Fujisawa, a 51 kilómetros al sur de la capital nipona, ven cómo el terreno que antaño fuera un complejo industrial de la tecnológica Panasonic torna poco a poco en una zona residencial plagada de casas prototípicas coronadas con células solares y calles transitadas por vehículos eléctricos.

Entre las hileras de viviendas, milimétricamente edificadas según la normativa del lugar, varias lonas cubren lo que pronto serán nuevas residencias. Después de todo, solo se ha construido un 25 por ciento del proyecto urbanístico, y allí moran únicamente 128 de los 3 000 inquilinos que el complejo espera albergar.

Todo en el área está diseñado para ahorrar energía, aprovechar la luz solar y dejar fluir la agradable brisa característica de las dunas Shonan, donde se asienta, que ofrecen una privilegiada vista del icónico monte Fuji cuando el tiempo acompaña.

En 1961 Panasonic, con sede en Osaka (centro de Japón), estableció allí su primera fábrica en el este del país asiático.

Cuando en 2007 decidieron considerar un nuevo uso para el terreno, lo hicieron pensado en "contribuir a la sociedad". Así se gestó 'Fujisawa Sustainable Smart Town (SST)', tomando como base los conceptos de una 'ciudad inteligente', sin olvidar las particularidades de Japón, que se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo que sacude el país asiático con relativa frecuencia.

Los dos modelos residenciales disponibles están construidos con "materiales resistentes a los terremotos" y vienen "totalmente equipados" para consumir menos, lo que encarece su precio "entre un 10 y un 20 por ciento con respecto a las viviendas convencionales", explica Hiroyuki Morita, jefe de la división Business Solution de Panasonic.

Su precio va desde los 50 millones de yenes (USD 422 000) de la casa básica hasta los 110 millones de yenes (USD 928 500) que cuesta adquirir un modelo más grande pensado para dar cobijo a varias generaciones.

Entre su potencial ahorrador destacan los paneles solares del tejado y las células complementarias que generan electricidad para poder usar luz y el agua caliente.

Esta combinación permite que las familias "no tengan que pagar a una compañía eléctrica, porque ellos mismos la producen". De hecho, si generan excedente, "pueden venderlo para ganar dinero", aclara la portavoz de la corporación Yayoi Watanabe mientras muestra los generadores situados en la parte trasera de una de las casas.

Las familias pueden acceder a los datos sobre el consumo y la producción a través de su propia página web y la 'smart TV' que incorporan las viviendas, en las que, entre otras cosas, se pueden visionar las cámaras de seguridad instaladas por todo el complejo.

El equipamiento de Fujisawa SST va más allá. La ciudad está bien equipada en caso de emergencia, e incluye elementos funcionales como bancos que se transforman en fogones o paneles solares comunitarios que tanto residentes como vecinos cercanos al lugar pueden usar en caso de emergencia.

Así pues, proveen un servicio de alquiler de motos, bicicletas y coches eléctricos -con sus correspondientes estaciones de repostaje-, por si "a alguien le apetece cambiar de coche cada fin de semana", dice Morita.

Todo en Fujisawa SST está previsto, ya que Panasonic y sus 18 socios siguen la política de desarrollo de la ciudad que establecieron en 2010 "como si fuera una Biblia", bromea el CEO.

Oficialmente inaugurada en noviembre del pasado año, por las calles de esta "ciudad sostenible" nipona han pasado más de 900 visitantes, mientras continúa su crecimiento.

Se trata de una de las por lo menos 18 iniciativas de 'smart city' que el sector privado ha impulsado en Japón, y que se suman a los 14 proyectos dependientes del Ministerio de Economía nipón, que esgrime como baluarte sus planes en las ciudades de Yokohama, Toyota, Keihanna (Kioto) y Kitakyushu (Fukuoka).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)