27 de diciembre de 2016 21:09

Hembra jaguar atacada con perdigones será trasladada a la Amazonia 

La hembra jaguar se recupera en el Hospital Veterinario de la USFQ. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

La hembra jaguar se recupera en el Hospital Veterinario de la USFQ. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 53
Isabel Alarcón

D’yaira, la jaguar que fue hallada en octubre pasado con heridas causadas por perdigones, se prepara para mudarse desde Quito al Oriente para continuar con su rehabilitación. El animal permanecerá hasta este jueves 29 de diciembre del 2016 en el Hospital Docente Veterinario de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), donde llegó hace dos meses con un cuadro de tetraplejía.

En noviembre pasado, D’yaira se sometió a una cirugía para extraer una de las municiones que se alojaba en su médula espinal. Andrés Ortega, director del Hospital Veterinario USFQ, explica que esta intervención fue “estratégica”, ya que una vez retirado el perdigón, las funciones neurológicas se activaron. Hace tres semanas se le realizó la última intervención para retirar los perdigones superficiales, revisar la herida y suturar más puntos.

Desde ese momento, la mejoría de la hembra jaguar ha sido notable. Este martes 27 de diciembre del 2016, D’yaira se movía inquietamente por su jaula, como si supiera que se acerca el momento del traslado.

Según Ortega, al principio no contaban con mucha evidencia de su actividad, por lo que decidieron colocarle una cámara trampa para observar su comportamiento en las noches. Gracias a este dispositivo pudieron evidenciar que la hembra tenía más actividad física en esas horas y que sus funciones estaban casi recuperadas.

Con estos resultados, la semana pasada le colocaron más juguetes para incentivar su movimiento. Además, pusieron tarros con carne para que huela y pase el tiempo tratando de conseguir el alimento, al igual que troncos con substancias que le atraigan para que se distraiga.

La intención, dice Ortega, es mantener su instinto animal y depredador. Por eso, no han forjado lazos con el animal para que no se acerque a los humanos cuando esté en libertad. Se espera que en aproximadamente cuatro meses, la jaguar pueda volver a su hogar.

Para este jueves se encuentra todo preparado para su traslado a un sitio en la Amazonia donde estará monitoreada por técnicos y se mantendrán las mismas condiciones. Prefieren que el lugar se mantenga en reserva para no obstaculizar el proceso de rehabilitación.

Después, deberá ser llevada a una jaula más grande, con todas las condiciones naturales para fortalecer su instinto. Ortega aclara que si después de un tiempo “caza bien, se mantiene agresiva y físicamente se mueve bien, podría ser liberada”. Si en ese lapso no presenta estas características, se podría cambiar de escenario, y pensar en el cautiverio, pero “esa es la última opción”.

La hembra jaguar fue encontrada el 28 de octubre del 2016 en Nueva Loja, provincia de Sucumbios, por trabajadores de una plantación de palmeras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (1)