22 de octubre de 2014 17:48

La innovación de Apple se refleja más en sus smartphones que en sus tablets

El repunte en las ventas e ingresos de Apple se dio gracias al lanzamiento de sus nuevos modelos de smartphones, el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus. Foto: AFP

El repunte en las ventas e ingresos de Apple se dio gracias al lanzamiento de sus nuevos modelos de smartphones, el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 0
Gabriela Balarezo. Redactora

El 2014 es un año de novedades para Apple. Entre lo más relevante, la empresa de Cupertino lanzó cerca de seis nuevos productos, dos actualizaciones de sistemas y anunció la llegada del Apple Watch para el 2015.

Como suele ocurrir sus eventos estuvieron marcados por la paradoja: el misterio en torno a los nuevos dispositivos y los rumores- de usuarios, seguidores y sobre todo portales especializados en tecnología- que inundaron la red en las semanas y hasta meses previos a las fechas de lanzamiento.

El 9 de septiembre de 2014 la convocatoria, para periodistas y medios, fue en el Flint Center of Performing Arts, un auditorio de gran capacidad y con un antecedente simbólico. Fue allí, en donde Steve Jobs presentó el primer ordenador Macintosh en 1984.

Este preámbulo fue probablemente, para muchos seguidores de la firma tecnológica, una señal de que quizás Apple estaba planeando volver a sus orígenes y mantener la exitosa línea iniciada por Jobs. Sin embargo, lo que ocurrió es que la empresa- sin dejar de lado la ‘fórmula mágica’ del fallecido CEO- tomó un camino que los introdujó en el mercado de las ‘phablets’, un terreno por poco inexplorado.

En este sentido el iPhone 6 Plus es la evidencia, de 5,5 pulgadas, de que la compañía de Cupertino está experimentando y tratando de acoplar sus productos tanto a los consumidores, como a las exigencias de una aguerrida competencia en el mercado de smartphones.

Los efectos del cambio, que fue cuestión de forma más de no fondo, de Apple se refleja en las ventas. Así, el éxito del canje de rumbo que trajeron las nuevas versiones de teléfonos móviles se expresa en millones (de dólares y de dispositivos vendidos).

Según registra el portal ChannelBiz en el último trimestre del año, el mismo en el que lanzó oficialmente los dos últimos modelos, la firma vendió 39,27 millones de iPhones, una cifra que se alza 21% encima que la presentada en el mismo trimestre el año anterior, que de igual forma coincidió con la salida al mercado de los iPhone 5S y 5C.

De tal manera la incursión de Apple en el mercado de smartphones de gran tamaño, por lo general dominado por Samsung, fue una apuesta más rentable y con mejores resultados que la emprendida en el 2013 al aventurarse por los teléfonos móviles de menor calidad y precio con la presentación del iPhone 5C.

Los celulares tipo ‘Hummers’ como solía llamarlos Steve Jobs, le dieron además a Apple un  récord en ventas- 10 millones en tres días y luego- y significaron altos ingresos en el último trimestre fiscal. Los beneficios totales del año fiscal (2014) para la firma de Cupertino supone 6,7% más que el año anterior, según un comunicado de prensa.

En el evento del 9 de septiembre la gran sorpresa, aunque ya se especulaba antes al respecto, fue el Apple Watch. Como el iPhone 6 Plus, este nuevo producto es un ejemplo de los esfuerzos de la empresa por entrar en mercados del mundo tecnológico antes no explorados y de su afán por satisfacer a los cada vez más exigentes consumidores.

Con el smartwatch, que es el primer dispositivo nuevo creado enteramente bajo el liderazgo de Tim Cook, la empresa incursiona en la tecnología ‘wearable’, una tendencia cada vez más creciente y relevante en la actualidad. El anuncio de la salida del reloj inteligente obedece entonces a la necesidad de buscar nichos que le permitan a la empresa, al a vez, innovar y generar ingresos crecientes.

Lo mismo sucede con el sistema de pagos móviles Apple Pay, que debutó el lunes 20 de octubre de 2014. Es un sistema desarrollado para ser utilizado con el iPhone (al igual que el Apple Watch) y que se relaciona con la teoría lanzada en algunos portales tecnológicos y económicos. Ésta ‘predice’ que para que la compañía continúe su reinando en el sector móvil debe crear un sólido ecosistema de dispositivos que se conecten al iPhone y de cierta manera coexistan gracias a él.

Apple además de la presión de la competencia en la industria y del ámbito financiero, tiene el constante deber de superarse a sí mismo. Por eso, no deja pasar mucho tiempo entre las nuevas versiones de su dispositivos. Lo que no aplica para sus reproductores musicales, el último modelo del iPod- la quinta generación del iPod Touch fue lanzado en septiembre de 2012.

Mientras que en el caso de sus smartphones y tabletas, la renovación fue a año seguido. Los iPhone 5S y 5C tenían apenas ‘un año de vida’ cuando sus sucesores llegaron a las tiendas. De igual forma, en septiembre del año pasado fue presentada la primera generación del iPad Air y en octubre de este año salió a la luz la nueva versión. La firma de Cupertino va marcando así un patrón de lanzamientos.

Mientras que en los teléfonos inteligentes las mejoras fueron evidentes, sobre todo en el iPhone 6 Plus, que tuvo pulgadas de diferencia y otra variedad de implementos, en las tabletas los cambios superficiales son apenas perceptibles, salvo por el grosor del iPad Air 2 que la consagra como la más delgada de la industria.

Walt Mossberg que se identifica como un ‘amante de las tabletas’ y que tuvo la oportunidad de probar los dos nuevos dispositivos de Apple expresó, en un artículo para Recode, que aunque son los mejores iPads fabricados su evolución es modesta con respecto a lo que ya existía.

En la publicación Mossberg agrega que los detalles que no tiene el iPad Air 2: “una pantalla con mejor resolución, una pantalla más grande, más duración de la batería, un precio más económico o mejoras en el teclado.

La reservada capacidad de innovación que exhiben tanto el iPad mini 3 como el iPad Air 2 contrastan con lo que Tim Cook mencionó a mediados de septiembre en The Charlie Rose Show: “para que un productor pase la prueba, tiene que ser muy especial y así poder sumarse a una línea de productos que caben todos juntos en una pequeña mesa”.

Aún así, Apple debe esperar la recepción que tengan estos dos dispositivos en el mercado, expresado idealmente en altas ventas. El panorama para las tabletas de la firma es turbio, aun cuando su gráfica de ingresos sigue ascendiendo (en general), según una publicación de Engadget en español.

Las tabletas aumentaron “tímidamente sus cifras” y ha sido el crecimiento más débil desde el lanzamiento del primer iPad. A pesar de las dificultades en el mercado de este tipo de productos Tim Cook aseguró que ve un “gran futuro” a sus tabletas

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)