19 de octubre de 2015 09:18

Arranca entre diferencias la reunión previa a la cumbre del clima de París

Imagen referencial. Diplomáticos se reunieron hoy 19 de octubre de 2015 en Bonn para la última sesión de negociacion previo a la Cop21 en la que 195 naciones tratarán alcanzar acuerdos para luchar contra el cambio climático. Foto: AFP.

Imagen referencial. Diplomáticos se reunieron hoy 19 de octubre de 2015 en Bonn para la última sesión de negociacion previo a la Cop21 en la que 195 naciones tratarán alcanzar acuerdos para luchar contra el cambio climático. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La última reunión previa a la Cumbre del Clima de París, en la que se quiere cerrar un acuerdo vinculante y global contra el cambio climático, arrancó hoy 19 de octubre de 2015 en Bonn (oeste de Alemania) ensombrecida por las diferencias entre economías avanzadas y en vías de desarrollo.

El Grupo de los 77, una asociación de países en vías de desarrollo que congrega a casi todas las naciones de América Latina, África y Asia, y China dejaron patente en la sesión plenaria inaugural su decepción con el borrador de acuerdo presentado por la Convención Marco sobre Cambio Climático de la ONU (UNFCCC).

Según la delegación de Sudáfrica, que habló en representación de este bloque, el texto está "extremadamente desequilibrado" a favor de las economías avanzadas y no recoge las demandas de los países en vías de desarrollo.

Otros puntos controvertidos a debate en esta reunión -que se prolonga hasta el viernes 23 de octubre de 2015  y en la que participan 2 000 delegados- conciernen al grado de ambición, si tratar de limitar el calentamiento global a 1,5 o 2 grados, y a la obligatoriedad del texto: El uso de "debe" o "debería". La presidencia de la UNFCCC ofreció a las delegaciones la opción de proponer "inserciones quirúrgicas" al texto de manera urgente para incluir sus demandas irrenunciables antes de que empiecen las negociaciones.

El ministro peruano del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, en calidad de responsable de la anterior Cumbre del Clima, la de finales de 2014 en Lima, se dirigió en un mensaje de video a los participantes para exhortarles a tender puentes y eliminar diferencias.

Pulgar Vidal abogó por negociar "de manera significativa y constructiva", con optimismo, para alcanzar un "texto consensuado" y un acuerdo "justo, ambicioso y pragmático" porque, pese a la "decepción" que algunos han expresado con respecto al documento, todos tienen la "voluntad" de apoyar las negociaciones y cooperar.

El ministro se mostró a favor de "aprovechar lo ya hecho" en referencia al borrador presentado por la UNFCCC y "avanzar hacia el éxito" en París. "No hay tiempo que perder", afirmó Pulgar Vidal ante los delegados en Bonn.

En una rueda de prensa posterior, la jefa de la delegación europea, Elina Bardram, vio "señales positivas" en el texto, suficiente como para "empezar a trabajar", aunque todavía es "ambiguo" en algunos puntos y sufre "omisiones".

En otros encuentro con medios de comunicación, la responsable de Diplomacia del Clima de la ONG medioambiental E3G, Liz Gallagher, criticó el texto presentado a debate por la presidencia por ser "irreconocible" en algunos puntos, pero se mostró relativamente optimista con respecto al resultado final en París.

A su juicio, la "presión" sobre los países es tan grande y la alianza frente al cambio climático es tan sólida entre EE.UU. y China que cree que en la Cumbre del Clima de final de año se alcanzará un acuerdo.

Estos cinco días de negociaciones son los últimos para preparar el terreno para la Cumbre del Clima de París y, por tanto, claves para que los líderes puedan sellar allí un acuerdo contra el calentamiento global, que sustituya a partir de 2020 al Protocolo de Kioto.

Los expertos coinciden en destacar que cuanto más concreto y sin cuestiones pendientes sea el texto que emane de esta reunión en Bonn, más fácil será llegar a un acuerdo político final en París.

De esta forma se pretende, por un lado, mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados -en comparación con los valores preindustriales-, ya que la gran mayoría de los científicos alertan de que una subida mayor de las temperaturas tendría efectos devastadores sobre el planeta.

Por otro lado, se desea evitar a toda costa un fiasco político como el de la Cumbre del Clima de Copenhague en 2009, donde las diferencias impidieron un mínimo acuerdo que diese algo de impulso al proceso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)