30 de mayo de 2017 00:00

La influencia de 'Cien años de soledad' en la literatura ecuatoriana ha sido débil

Una de las novelas más icónicas del fallecido escritor Gabriel García Márquez, 'Cien años de soledad' celebra hoy, 30 de mayo de 2017, el aniversario número 50 de su publicación. Foto: Archivo/ AFP.

Una de las novelas más icónicas del fallecido escritor Gabriel García Márquez, 'Cien años de soledad' celebra hoy, 30 de mayo de 2017, el aniversario número 50 de su publicación. Foto: Archivo/ AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cultura

Este 30 de mayo de 2017 se cumplen 50 años de la publicación de ‘Cien años de soledad’ la novela del autor Gabriel García Márquez, símbolo del realismo mágico. Consultamos con cuatro literatos ecuatorianos acerca de la influencia de esta obra en la literatura del país y tres de ellos coinciden en que es una obra referencial, pero no creen que haya influenciado de forma contundente la narrativa ecuatoriana.

Los primeros 8 000 ejemplares que publicó entonces Editorial Sudamericana se han convertido en ya más de 30 millones; la novela ha sido traducida a 35 idiomas y antes de ser publicada como libro, su autor publicó siete de sus capítulos más fantásticos en diversos periódicos del mundo, para probar la recepción del público. La novela fue un éxito de crítica y de mercado; un fenómeno difícil de igualar. Por lo tanto, podría pensarse también que es inimitable.

La novela 'Cien años de soledad' del escritor colombiano Gabriel García Márquez fue bien recibida por la crítica luego de su lanzamiento del que hoy, 30 de mayo de 2017, se cumplen 50 años. Foto: Archivo/ Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

La novela 'Cien años de soledad' del escritor colombiano Gabriel García Márquez fue bien recibida por la crítica luego de su lanzamiento del que hoy, 30 de mayo de 2017, se cumplen 50 años. Foto: Archivo/ Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

Los escritores Leonardo Valencia, Fernando Balseca, Ernesto Carrión y Óscar Vela dan sus opiniones respecto de en qué aspectos sí y en cuáles no, ‘Cien años de soledad’ ha tenido resonancia en la literatura local.

Fernando Balseca

Por su poderío narrativo 'Cien años de soledad' impactó profundamente las letras latinoamericanas. El Ecuador no fue la excepción. La novela Bruna, Soroche y los tíos, de 1971, de Alicia Yánez Cossío, replica este mundo a veces inexplicable del realismo mágico. También la novela 'La Linares', de 1976, de Iván Égüez, se inspira, sobre todo en la enumeración narrativa, en la novela del autor colombiano.

Jacques Gilard, conocedor profundo de la obra garciamarquina, ha señalado que la novela 'Los Sangurimas', de 1934, de José de la Cuadra, ya trae antecedentes de realismo mágico debido al universo de la desmesura presente en esa historia familiar, aunque es probable que García Márquez no conociera el libro del guayaquileño.

Leonardo Valencia

Creo que influencia relevante no se ha dado. Es posible que algunos giros estilísticos -la adjetivación extendida por ejemplo- o algún elemento fantástico propio del realismo mágico de 'Cien años de soledad' puede proyectarse episódicamente en alguna novela y en cuentos. Más bien creo que la idea de totalidad cerrada en ‘Cien años de soledad’ se suma al conjunto de novelas de ese tipo que buscan una cierta esfericidad, un acabamiento circular, y el único caso que percibo es el de la gran novela de Iván Égüez, ‘Pájara la memoria’, o en la de Santiago Páez, ‘Crónica del breve reino’.

Y en mi propio trabajo me fue muy útil con mi primera novela, ‘El desterrado’, en el sentido circular que comento. Como ejemplo de rigor en el estilo, si bien no ha influido directamente, se puede percibir en la prosa de Francisco Proaño Arandi.

Óscar Vela

Me parece que en la década de los 60 se convirtió en la meta de todos los autores de la región. Marcó un estilo y una línea de escritura para gran parte de los autores nacionales de esa época. Después del ‘boom’, los escritores se alejaron del realismo y se centraron en la novela urbana. Sin embargo, no se puede negar que ‘Cien años de Soledad’ fue el gran paraguas de los escritores de esos años. Su mérito está en que es una novela total.

Me parece que no hay una influencia del realismo mágico en la literatura ecuatoriana más allá de la forma de narrar y de tener excesivos adornos al momento de escribir. Esa necesidad de exagerar en la ambientación puede verse en ciertas obras de autores que salen en los 70 y 80. Me parece que hay más de barroco, si pensamos en ‘Las Linares’, de Iván Égüez o en ‘María Joaquina en la Vida y en la Muerte', de Jorge Dávila Vázquez. La influencia de Márquez está dada en la intención de contar historias de pueblos y familias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)