9 de July de 2010 00:00

La incidencia de la anemia infantil disminuyó

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción Sociedad

En Bolívar, Chimborazo, Cotopaxi y Tungurahua se redujo la anemia en niñas y niños menores de 5 años. Este es el resultado de la evaluación intermedia del Proyecto Alimentario Nutricional Infantil (PANI). Ayer Ximena Ponce, ministra de Inclusión Económica y Social (MIES), informó que la anemia (disminución de la cantidad de glóbulos rojos en la sangre) decreció en 12 puntos. Desde junio del 2009, el MIES a través del Programa Aliméntate Ecuador (PAE) aplicó la primera fase del PANI en cinco provincias, entre las que se incluye Cañar. De esta última falta la medición (ver tabulado adjunto). Mariana Galarza, coordinadora Nacional del PAE, indicó que estas provincias presentaron la mayor incidencia de desnutrición. “Hubo parroquias en donde el 80% de niñas y niños tenían anemia”. El proyecto de alimentación partió de datos “alarmantes”, dijo la ministra Ponce, pues en el país el 23% de niñas y niños sufre desnutrición crónica. Según el PAE, el 83,9% de niños entre 6 y 12 meses padece anemia.La estrategia del PANI se ejecutó en dos modalidades: en los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) pertenecientes al Instituto de la Niñez y la Familia (INFA) y de forma abierta a través del Programa Creciendo con Nuestro Hijos (CNH). A las madres de familia y madres comunitarias de los CDI se les capacitó sobre prácticas de alimentación saludable. De acuerdo con la línea de base que diagnosticó el problema, los niños con mayor índice de desnutrición provienen de madres que apenas terminaron el quinto año de educación básica. También se incorporó a la dieta de los infantes suplementos alimenticios como Mi Papilla y Chispaz, este contiene hierro. Los productos se entregaron a los niños que asisten a los CDI y a los que fueron atendidos en los Centros de Salud Pública.La cobertura en la primera fase llegó a 76 000 niñas y niños menores de cinco años. De ellos el 60% ya sufría de anemia, afirmó Galarza. La segunda fase del PANI se inició en Guayas, Pichincha, Manabí, Imbabura y Pastaza. En estas zonas se atenderá a 250 000 niñas y niños.Para finales de año se espera que la cobertura se extienda al resto del país, y que incluya a otros 700 000 infantes.El Estado invirtió USD 1 500 000 en las cinco primeras provincias. Ponce indicó que el costo general del PANI es de USD 20 por niño y por año. Para las autoridades, estos resultados son un triunfo en la lucha contra la desnutrición. Galarza explicó que las consecuencias de la anemia son graves. Esta afecta en la respuesta inmunológica, es decir, los niños son propensos a enfermedades. También incide en el crecimiento físico, la habilidad cognitiva y el desarrollo psicosocial de los niños.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)