20 de octubre de 2016 22:19

Los puestos de comida ecuatoriana encantaron a los extranjeros en la Conferencia Hábitat III

Pese a la polémica por los valores de la comida, los visitantes extranjeros se deleitaron con los puestos de platos típico ecuatorianos.

Los visitantes extranjeros se deleitaron con los puestos de platos típico ecuatorianos. Foto: Martha Vivero/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 27
Martha Vivero
Logo de Habitat III

El evento de Hábitat III finalizó este 20 de octubre de 2016. El complejo donde se montó la sede del evento organizado por la ONU y el Gobierno del Ecuador ofreció un espacio de descanso en el patio de comidas que se alzó en el parque El Arbolito.

Varios puestos que ofertaban gastronomía ecuatoriana tuvieron la oportunidad de deleitar a las 193 delegaciones de los países extranjeros que asistieron a la cumbre mundial.

La oferta gastronómica del patio de comidas de Hábitat III era variada. Sin embargo, la comida ecuatoriana fue la más solicitada por los asistentes según Marcelo Castro, gerente de los Ceviches de la Rumiñahui. Él mencionó que “nos sorprendió la convocatorio que tuvimos, mucha gente nos prefirió y vimos que tuvimos un tráfico bastante importante. Por lo menos 1 000 personas pasaron por nuestro local”.

En días anteriores se presentó un poco de molestia por los precios de los almuerzos dentro del complejo de Hábitat III, sin embargo, eso no fue excusa para que los visitantes extranjeros visiten los puestos de platos típico ecuatorianos.

Carey, un periodista estadounidense, mencionó que el seco de chivo y el ceviche fueron sus platos de preferencia y que probó comida ecuatoriana todos los días durante su estadía en la ciudad de Quito. “Ha estado delicioso (el ceviche). Tenía mucho calor cuando llegué aquí y el plato estaba muy bueno, frío y el sabor exquisito” agregó.

Ángel Pozo, chef de Barlovento, aseguró que muchos extranjeros visitaron el kiosco de comida ‘My Ecuador’ y se sorprendieron de los platos como el seco de chivo. Además de otros como “el hornado que no sabían qué era, probaron el mote y el tomate de árbol. La gente se fue muy contenta con lo que tuvimos” agregó.

Definitivamente el patio de comida de Hábitat III era la alternativa más práctica para los asistentes de las conferencias por su cercanía y su variedad. Sin duda alguna el evento ayudó de sobremanera al turismo gastronómico poniendo no solamente la ciudad de Quito en la mira mundial sino también, su comida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)