15 de febrero de 2015 20:14

La 'generación Z' vive entre varias pantallas y el emprendimiento propio

Generación Z
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 8
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 5
Laurence Benhamou. AFP (I)
sociedad@elcomercio.com

¿Velocidad? Sí. ¿Paciencia? No. ¿Redes sociales? Sí. ¿Libros? No. ¿Ambición? Sí. ¿Obediencia? No. ¿Videojuegos? Sí. ¿Deportes? No. Ojo con la ‘generación Z’, con prisas, pragmática, autónoma y testaruda.

Esos 2 000 millones de jóvenes nacidos después de 1995, con Internet, están decididos a construirse una vida alejada de los códigos y de las aspiraciones de sus mayores. Son “mutantes”, como los llaman algunos investigadores fascinados por su fusión con el mundo digital.

Navegan en varias pantallas y están acostumbrados al “todo, ahora mismo, en todas partes”. Les resulta normal pagar mucho dinero por el último teléfono inteligente, pero también conseguir gratuitamente películas y música desde la Red.

Los códigos de los adultos les parecen desfasados, les gustan las marcas “rebeldes” y se informan, sobre todo, a través de las redes sociales, comprueban estudios realizados en Europa y Estados Unidos por grandes compañías, como BNP y Ford, que quieren entender a sus futuros clientes.

Esos jóvenes, de entre 13 y 20 años, se consideran abiertos de mente e innovadores, pero reconocen que son impacientes y testarudos. Adoptan las modas que se propagan por Internet en todo el planeta, desde los taquillazos estadounidenses como ‘Los juegos del hambre’ o ‘Divergente’, hasta el k-pop coreano. Su vocabulario está lleno de acrónimos.

Sus ídolos son estrellas de la virtualidad, como el sueco PewDiePie, comentarista de videojuegos que tiene más de 30 millones de seguidores en su cuenta de YouTube. Sus amigos de las redes sociales son tan importantes como los de la vida real y a veces acaban conociéndose en persona.

Desde los 16 años, incluso antes, frecuentan las páginas de contactos. Más de la mitad de los Z considera que la auténtica vida social transcurre en las redes sociales, donde el 84% tiene una cuenta registrada, según una encuesta de la agencia estadounidense JWT. Para ellos, es más sencillo chatear que hablar en persona.

Los conocimientos

Sus padres no les podían ayudar con las nuevas tecnologías, así que se acostumbraron a los tutoriales en YouTube, a ser autodidactas. Integraron “el autoaprendizaje permanente”.

Han visto caducar varias tecnologías como los viejos reproductores de video, relegados al mundo de las reliquias junto a las radios, los CD o DVD. Ahora, todo se hace en la Red, donde ven cualquier cosa, incluidas la violencia y la pornografía.

Pasan más de tres horas diarias ante sus pantallas, según el gabinete estadounidense de estudios Sparks and Honey. Padecen ‘FOMO’ (‘Fear of missing out’), el miedo a perderse algo, y odian la idea de no estar conectados. No les basta con consumir series y películas, quieren participar, crear su canal en YouTube o sus blogs de video. Algunos adolescentes se volvieron famosos de esta manera, como el joven humorista estadounidense ‘Fred’ (Lucas Cruikshan).

Están en varias redes sociales, como Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter o Tumblr.

La mayoría navega por Internet mientras ve la televisión y piensa que la tecnología lo hace todo posible. Su atención es breve, más que leer, escanean, lo que a veces provoca respuestas superficiales a las preguntas de sus profesores.

Entre el 50 y el 72% de estos jóvenes quiere crear su ‘start-up’ (emprendimiento), según distintos sondeos. La palabra “empresa” evoca nociones muy negativas: “complicada”, “despiadada”, “una jungla”.

Para triunfar, confían en su “red” de contactos antes que en los diplomas y prefieren una organización horizontal antes que una jerarquía. En esta generación que quiere realizarse, al 76% le gustaría convertir su pasatiempo en su trabajo.

Hijos de la crisis, tienen criterios muy definidos respecto a sus elecciones profesionales. En Francia, a salario igual, el 25% elegiría la empresa más divertida, el 22%, la más innovadora y el 21%, la más ética.

Ganar más no necesariamente es una prioridad para ellos, siempre que sean felices.

Deseosos de tener un impacto en el mundo, les gusta el voluntariado, que practica una cuarta parte de los jóvenes de entre 16 y 19 años en Estados Unidos. La mayoría de los Z se considera “estresada” por el futuro, que se les antoja sombrío, sobre todo para el medioambiente y la economía.

Educar el cerebro hiperconectado

Olivier Houdé (Autor del libro ‘Aprender a resistir’)

El cerebro es el mismo, pero los circuitos de la ‘generación Z’ cambian. Frente a las pantallas, y en la vida en general, los nativos digitales tienen una especie de tren de alta velocidad cerebral que va del ojo al pulgar.

Utilizan sobre todo una zona del cerebro, el córtex prefrontal, para mejorar esa rapidez de decisión y de adaptación multitarea, ligadas a las emociones. Pero esto se hace en detrimento de otra función de esta zona, más lenta, de distanciamiento, de síntesis personal y de resistencia cognitiva.

Es un proceso de adaptación de toma de distancia que permite resistir a las respuestas impulsivas. Pero la maduración de este proceso es lenta en el curso del desarrollo del niño y del adolescente. Es por eso que hay que educarlo y entrenarlo intensamente en el colegio. Lo llamo ‘aprender a resistir’, una pedagogía del control cognitivo.

No olvide

Los celulares  se deben entregar a los adolescentes cuando evidencien una autonomía respecto a los adultos.

Ningún  niño debiera usar una computadora solo antes de los 6 años. Debe tener un tutor que lo guíe en lo que aprende.

Si un adolescente quiere abrir un perfil de Facebook debe ser con la condición de que los padres sean sus amigos en la red.

Los padres deben  enseñar con el ejemplo. No se puede poner un límite con un teléfono celular si el padre no lo tiene.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)