25 de agosto de 2014 00:31

Fuego y fiesta reviven la leyenda de Cantuña en la Plaza San Francisco

Un grupo de 14 actores ecuatorianos, más una banda de pueblo, un pingullero y seis músicos se suman al elenco de Els Comediants.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 8
Contento 0
Redacción Cultura (I)
cultura@elcomercio.com

Una gran fiesta de fuego, movimiento y música será ‘Diablos de leyenda’ de la compañía teatral de Cataluña (España) Els Comediants, este viernes 29 de agosto a las 20:00 en el corazón del Centro Histórico de Quito, la Plaza de San Francisco.

En el 2008, al asistir a ‘La virgen del volcán regresa a Barcelona’, de Kléver Viera, pieza dancística que también contó con la participación de Amelia Poveda, Els Comediants se interesó por la cultura andina. La obra de Viera suscitó en ellos curiosidad, pues vieron similitudes con expresiones de la cultura mediterránea.

Tiempo después conocieron la leyenda de Cantuña, confirmando así que demonios, provocación y música eran tan solo una parte en común con la historia de la leyenda capitalina.

‘Diablos de leyenda’ se plantea como un trabajo escénico de gran formato. Toda la plaza será el escenario y no solo los actores de Els Comediants y los actores ecuatorianos, independientes y de distintos grupos como Los Perros Callejeros, Cronopio o Circo Social protagonizarán esta adaptación teatral interdisciplinaria.

El público también será parte del espectáculo para revivir la fiesta del triunfo de Cantuña ante el demonio (que no logra llevarse su alma, a cambio de su ayuda a Cantuña en la construcción de la plaza).

Estos personajes no son una alegoría religiosa, sino una celebración “al homo ludens, una expresión de vitalidad, de alegría, de adoración a la naturaleza”, dice Jaume Bernadet, director de la compañía junto a Joan Font.

Por eso han incorporado al pingullero, músico tradicional de los Andes que acompaña a otros personajes de la fiesta del Corpus Christi, relacionado al tiempo y latido del corazón en la simbología andina.

Del sentido de la fiesta dice Marcelo Báez, director del grupo teatral Eclipse Solar, que el ser humano al saberse mortal invoca “el jolgorio, la buena vida… para dar una calidad a nuestra existencia”.

La obra, además, será alimentada con la participación de algunos diablos de Píllaro y sus máscaras. Mientras que a un grupo de músicos locales, bajo la dirección de Lindberg Valencia, se les sumará el pingullero y una banda de pueblo de 15 instrumentistas.


Es una constante de Els Comediants sumar a su trabajo teatral otras disciplinas como la música, la comedia de arte, la acrobacia y la pirotecnia.


Desde luego, su propuesta está más cercana al teatro callejero que otro tipo de teatro, en este el director del grupo catalán ve el reto de “seducir, entusiasmar, hacer vibrar y de paso hacer la función teatral”. Báez añade que el teatro “nació en los espacios no convencionales” y, por lo tanto, el teatro de las calles “es una obra viva, expuesta a cambios... que son recurrentes por no tener un público específico”.

El hecho de ocupar espacios públicos y no convencionales, se ha transformado incluso en un detonante para el desarrollo de la dramaturgia de sus obras.

De esta manera se ha dispuesto que las campanas de la iglesia de San Francisco, los balcones de las casas aledañas y una azotea cuenten entre sus componentes escenográficos. En efecto, pese a que la leyenda es la pauta principal del guión, es el espacio de la plaza el que marcará el movimiento de los actores.


Jaume Bernadet cuenta que hace más de 40 años, cuando Els Comediants iniciaba su trayectoria, sus primeros escenarios fueron las estaciones de metro y del tren de Barcelona, “y si había que ir al río, lo hacíamos. Hicimos que el público esté en el escenario y nosotros en la platea”.


La intención de fondo es dar pulso a la vida mediante la transgresión. Bernadet lo menciona que la compañía se propuso “utilizar elementos de la cultura tradicional y popular como máscaras de carnaval y grandes cabezones para contar la historia de la represión del franquismo”. Esta corriente teatral, diversa y compleja en el proceso creativo, camina en sintonía con la vida social de una cultura.

El planteamiento de afirmarse en las identidades de un lugar y fusionar cosmovisiones ha juntado por décadas a corrientes teatrales alrededor del mundo, grupos que han tomado como preocupación estética la búsqueda creativa y cultural, como Els Comediants.

No 
olvide

La cita.  Es este viernes 29 de agosto a las 20:00 en la Plaza de San Francisco (Cuenca y Sucre, Centro Histórico)

Para todo público

El tipo de pirotecnia usada es ‘indoor’, no quema. La entrada a este evento masivo es gratuita.
Espectáculo multidisciplinario. Son más de 60 personas, entre músicos, actores, bailarines, técnicos y artesanos.

En contexto

‘Diablos de leyenda’ se presenta en el marco del Verano de las Artes. Els Comediants nació en 1971, como trabajo final de grado de un grupo de estudiantes de la Escuela de Arte Dramática de Barcelona.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)