17 de agosto de 2017 09:04

Una alfombra de flores irrumpe en el árido desierto de Atacama

El evento de florecimiento en el desierto de Atacama, también conocido como Desierto Florido, comienza la segunda semana de agosto. Foto: Wikicommons.

El evento de florecimiento en el desierto de Atacama, también conocido como Desierto Florido, comienza la segunda semana de agosto. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Agencia DPA

Con la cercanía de la primavera en el hemisferio sur arriba también el llamado Desierto Florido, un fenómeno único que se produce de vez en cuando en el desierto chileno de Atacama, uno de los más áridos del mundo.

Miles de turistas llegan hasta la zona, ubicada en el extremo norte del país,donde son recibidos por la naturaleza con una alfombra de múltiples colores compuesta de flores y plantas que comienzan a cobrar vida a partir de la segunda semana de agosto y que se extiende hasta el mes siguiente o más allá.

Son unos 40 días de un espectáculo extraordinario que no ocurre todos los años. El de 2017 podría ser el más florido desde aquellos que acontecieron en 1997 o 2015, anticipó la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

De hecho,ya se empiezan a apreciar las primeras florescencias en algunos lugares de la región.

El llamado también "milagro" de la naturaleza"tiene que ver con las precipitaciones invernales, las cuales tienen que superar los 15 milímetros" para que se produzca, explicó el jefe de Conservación de la Biodiversidad de Conaf de Atacama, César Pizarro.

Las precipitaciones las provoca la Corriente del Niño, un fenómeno que ocurre por el calentamiento de las aguas del océano Pacífico, lo que permite más evaporación en la costa y, como consecuencia, mayores posibilidades de lluvias.

El desierto de Atacama, con una extensión de más de 100.000 kilómetros cuadrados, se ubica en las regiones de Atacama y Antofagasta, flanqueado por las cordilleras de Los Andes y de la Costa. Y en medio de la aridez del desierto, donde las temperaturas llegan en ocasiones a más de 40 grados Celsius en el día y bajo cero en las noches,irrumpen las más de 200 plantas nativas, algunas de las cuales manan de semillas "latentes"que aguardan condiciones ideales para florecer y perpetuarse y seguir así su ciclo de vida.

Otras se desarrollan a partir de bulbos y rizomas, este último un tipo de tallo que crece subterráneamente de forma horizontal, dando lugar al surgimiento de brotes y raíces a través de sus nudos.

Así, algunos sectores del desierto se cubren, entre otras, de malvillas (Cristaria cyanea phil) de colores blanco y azul, coronillas del fraile (Encelia oblongifolia DC.), de un azul intenso,cartuchos amarillos (Argylia radiata), senecio (Calliandra chilensis benth),lirios amarillos (alstroemeria kingii phil.), orejas de zorro (Aristolochia pearcei phil.) o las añañucas (Rhodophiala phycelloides) rojas y amarillas.

Esa vegetación convive con una fauna entre la que es posible encontrar algunos lagartos, aves e insectos.

Célebre por el desierto florido, al que este año se espera la llegada de más de 20 000 visitantes,la zona ha adquirido también notoriedad por el rescate de 33 mineros en octubre de 2010, luego de que permanecieran atrapados por 69 días a unos 700 metros de profundidad tras el derrumbe de la mina San José, ubicada en la región de Atacama.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)