30 de enero de 2015 00:08

¿Qué tienen en común los adictos a las drogas y los adictos a Facebook?

Ejecutivos de Facebook aseguraron que las noticias falsas causan molestia a los usuarios. Foto: AFP.

Los cerebros de los adictos a las redes sociales y los adictos a las drogas tienen similitudes. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 24
Contento 6
Diario El Tiempo de Colombia
Logo GDA

Los cerebros de los adictos a las redes sociales y los adictos a las drogas tienen similitudes, según encontró un estudio de la Universidad Estatal de California, Fullerton.

En particular, la investigación halló que las personas que reportan ansiedad por usar Facebook y otras redes sociales tienen patrones cerebrales similares a los que también son encontrados en los adictos a las drogas.

Sin embargo, este paralelo no es completamente exacto, ya que, a diferencia de los drogadictos, los ‘dependientes’ a las redes sociales no ven atrofiadas las regiones del cerebro que inhiben los comportamientos negativos, a diferencia de los ‘aficionados’ a la cocaína, por ejemplo.

“Tienen la habilidad de controlar su comportamiento, pero no ven la motivación para hacerlo debido a que no ven que las consecuencias sean tan severas”, señaló a LiveScience el coautor del estudio y psicólogo de la U. Estatal de California, Fullerton, Ofir Turel.

El experimento

Para el estudio, los investigadores utilizaron a 20 estudiantes a los que previamente cuestionaron para saber su nivel de dependencia de Facebook, así como su ansiedad y conflictos sobre el sitio web.

Luego escanearon los cerebros de los sujetos de prueba para estudiarlos mientras hacían un ejercicio en el que veían una serie de imágenes que incluía el logo de Facebook y señales de tránsito. En la prueba, los estudiantes debían apretar un botón o dejar pasar, dependiendo de lo que decía la imagen.

Lo que se encontró es que las personas que eran más adictas a esta red social respondían más rápidamente cuando veían imágenes de Facebook.

Además, eran más proclives para identificar incorrectamente, lo que demostraba que las señales de esta red eran más poderosas que las de tránsito para estas personas, según Turel. Previos estudios sobre Facebook y otras redes sociales han demostrado que estos sitios web pueden tener efectos negativos entre sus usuarios. Por ejemplo, uno de la U. de Michigan que examinaba la influencia de Facebook en la felicidad y satisfacción encontró que mientras que más una persona utilizaba la red social, peor se sentía después.

Entre las razones esgrimidas está un nuevo síndrome llamado 'fear of missing out' ('temor de quedar excluido'), en el que la persona compara constantemente su situación con la de otros amigos y conocidos en estas redes y siente que se está perdiendo experiencias.

Otro estudio citado por LiveScience demostró que la red social puede afectar la imagen corporal de una mujer de manera negativa.

Mientras tanto, un estudio publicado en febrero del 2012 por la U. de Chicago encontró que el revisar Twitter y Facebook era más difícil que aguantar los cigarros y el alcohol.

“El deseo por los medios podría ser más difícil de resistir debido a su alta disponibilidad y porque se siente como que no cuesta mucho ceder ante estas actividades, a pesar de que uno se quiera resistir”, indicó el líder de la investigación, Wilhelm Hofmann.

No solo es de jóvenes

El psiquiatra Rodrigo Córdoba, presidente de la Asociación Psiquiátrica de América Latina, señala que en el mundo este tipo de adicción está en estudio dado el crecimiento desbordado de las redes sociales.

Afirma que si bien en Colombia no existe, hasta ahora, una investigación rigurosa sobre este fenómeno, es un problema creciente de salud mental, que no es exclusivo de los jóvenes.

Córdoba afirma haber conocido casos de adultos que tienen la necesidad compulsiva y repetitiva de tener contacto con Facebook y grandes dificultades para desprenderse de esta red social.

De hecho, el especialista cuenta entre los síntomas que puede presentar un potencial adicto a redes sociales la necesidad imperiosa de estar conectado a ellas, ansiedad, irritabilidad, preocupación excesiva, sudoración y taquicardia.

‘Internet era lo más importante’

Carlos, de 38 años, se considera a sí mismo un ‘adicto a las redes sociales’ desde el día en que reaccionó en forma violenta, rompiendo dos puertas, después de que su papá trató de quitarle el portátil de las manos. ¿La razón? Llevaba tres días conectado a internet. “Al ver lo que había hecho –dice Carlos- pedí ayuda y ahora estoy en un programa ambulatorio de la Fundación Libérate, para alejarme un poco de las redes. A veces sufro por la abstinencia (sudoración, angustia), que me imagino es la misma que puede sentir un adicto a las drogas”.

Carlos cuenta, además, que en algún momento tuvo dos teléfonos inteligentes, una tableta y un portátil, todos conectados al mismo tiempo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (0)