10 de noviembre de 2016 11:30

Los ‘saltadores’ del 11-S irrumpen en geometrías que David Orbea exhibe 

La muestra 'Jumpers', de David Orbea, permanecerá abierta hasta este viernes 11 de noviembre de 2016 en la galería Dpm, ubicada en Circunvalación Sur 111 de Urdesa, centro-norte de Guayaquil. Foto: Wladimir Torres / EL COMERCIO

La muestra 'Jumpers', de David Orbea, permanecerá abierta hasta este viernes 11 de noviembre de 2016 en la galería Dpm, ubicada en Circunvalación Sur 111 de Urdesa, centro-norte de Guayaquil. Foto: Wladimir Torres / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Alexander García

David Orbea representa en un contexto pasivo y armonioso, que invita a la contemplación, imágenes de las victimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001, los saltadores de las torres gemelas, en una serie de ocho pinturas que exhibe en la Galería DPM de Guayaquil.

‘Jumpers’ es la primera muestra individual del artista, egresado del Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador (ITAE), que reduce a trazos limpios la tragedia, simplificada y estilizada en un guiño a la abstracción geométrica.

“Dentro de mis investigaciones me interesa mucho el color, la abstracción geométrica y estas imágenes me invitaban a replantearlas en un proceso de simplificación en la pintura”, explicó el artista de 30 años.

Los saltadores diminutos son pintados en el aire, cayendo de cabeza o con los brazos extendidos con el fondo de las franjas que representan las barras de la fachada metálica de los edificios del Wold Trade Center.

Las franjas azules y grises del perfil frontal de los edificios aparecen en líneas verticales, perpendiculares o sobre el azul del cielo circundante, el mismo cielo que en otros cuadros es gris y que le presta el azul a las franjas que evocan los edificios.

Los saltadores diminutos son pintados en el aire, cayendo de cabeza o con los brazos extendidos. Foto: Wladimir Torres/ EL COMERCIO.

Los saltadores diminutos son pintados en el aire, cayendo de cabeza o con los brazos extendidos. Foto: Wladimir Torres/ EL COMERCIO.

Las piezas abordan, según Orbea, la relación que puede existir entre imágenes mediáticamente viralizadas del atentado terrorista del 11-S y la tradición formal-abstracta de la pintura.

El conjunto de obras parte de la serie 'Punctum' en donde el autor cuestiona la representación mediática a través de procesos pictóricos formalistas. Hace parte de la misma serie la pintura ‘Air Force One (Boyeros)’, ganadora este año del tercer premio del Salón de Julio.

En la pieza Orbea sometió a un proceso de deconstrucción a una imagen del avión presidencial estadounidense aproximándose a una calle de La Habana, en Cuba, con viejos automóviles –'almendrones'- parqueados junto a la acera.

"En esa obra destaqué los rasgos geométricos que me interesaban de la foto que publicaron los medios", agregó Orbea.

"Es el mismo juego con la geometría, en eso consiste mi obra, pero en los saltadores en vez de descomponer las fotos lo que hice fue simplificar color, planos y formas en busca de la mayor limpieza posible". Una forma de descolocar las escenas e imprimirles otro tipo de carga.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)