28 de February de 2010 00:00

Ex abanderados, con rumbos distintos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Cuando el año pasado terminó la secundaria en la Unidad Educativa Solidaridad, en el sur de Quito, las ofertas para que Juan Carlos Clavijo continúe con los estudios no faltaron. Representantes de las universidades Internacional, San Francisco de Quito, Católica y Salesiana se comunicaron con él para ofrecer becas.

El viernes volvió al centro para visitar a los ex profesores. Allí reconoció que el ser abanderado le valió para recibir estas propuestas. Este joven de 19 años tomó el pabellón nacional por su puntaje de 19,50.

La psicóloga Soledad Mejía dijo que el alumno que consigue esos objetivos tiene más posibilidades de triunfar en el futuro. Pero también hay abanderados que no lo lograron.

Para estimular la preparación de quienes portaron la bandera nacional, en este Gobierno se creó el programa Becas de estímulo al talento Benjamín Carrión. Desde 2007 hasta ahora se ha premiado a 13 770 alumnos de todo el país. El Instituto Ecuatoriano de Crédito Educativo y Becas (IECE) entrega a cada abanderado de primaria USD 600 y 1 000 a los de secundaria.

A su vez, en escuelas y colegios el seguimiento a estos alumnos es irregular. La rectora del Colegio Montúfar, Fanny Rodríguez, explica que sí lo hacen. Al iniciar cada año lectivo, Orientación Vocacional y la Comisión de Experimentación entregan datos actualizados. Y se conoce que menos del 5% de sus alumnos (cada año egresan alrededor de 420) no siguieron con los estudios. “Pero muchos están en la Policía, FF.AA., universidad...”.

En el Montúfar Paúl Montalvo también fue abanderado hace 10 años por sus 19,85. Eso le sirvió para conseguir una beca en la Universidad San Francisco y se especializó en economía. Allí fue asistente de cátedra del ahora presidente Rafael Correa y siempre estuvo en los cuadros de honor. Con base en becas logradas por su alto rendimiento se especializó en EE.UU. y Alemania. En esas estadías aprendió cinco idiomas: inglés, alemán, francés, checo y chino.

Ahora es Director de Análisis del Ministerio de Coordinación de la Producción. Recordó que en la escuela Fernández Salvador también fue abanderado.

La rectora de la Unidad Educativa Solidaridad, Nelly Ramírez, sabe dónde están los ex abanderados. A más de Clavijo, Nataly Pucha, es otra de la abanderadas que egresó hace tres años.

Ahora es ayudante de la Secretaría en esta misma Unidad educativa y trabaja con los niños del centro en danza. En las noches estudia tecnología en turismo en la Universidad de las Américas.

Clavijo recuerda su experiencia en la universidad. “Por que fuimos abanderados nos tienen más respeto. Se supone que somos más inteligentes, pero todos tienen la misma capacidad, aunque hay que ser responsables”.

Quien no sabe dónde están los abanderados que pasaron por sus aulas es el rector (e) del Colegio Mejía, Carlos Calderón. “Este tema está abandonado, no hay un estadística al respecto”.

En el Colegio Benalcázar, la Secretaría tiene una lista de quienes fueron abanderados.

Allí aparece Kenny Oñate. El año pasado obtuvo 19,57 sobre 20 y tomó la bandera tricolor. Por eso recibió ofertas de las universidades Central y San Francisco y prefirió la primera. De las 4 alternativas presentadas, Clavijo en cambio optó por la Universidad Internacional, donde estudia Biología Ambiental...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)