23 de noviembre de 2015 16:36

Un estudio sobre Picasso revela obras ocultas y la influencia de su padre

Las obras de Picasso han sido estudiadas por un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona. Foto: Archivo AFP

Las obras de Picasso han sido estudiadas por un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona. Foto: Archivo AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

Un estudio de los materiales usados por Picasso en seis retratos de su primera época ha aflorado obras ocultas y se intuyen otras que no se pueden ver porque están tapadas con blanco de plomo, y además se ha comprobado que la influencia de su padre, también pintor, fue mayor de lo que se creía.

Estos hallazgos se anunciaron hoy 23 de noviembre de 2015 al presentar los resultados del estudio realizado por la Universidad de Barcelona y el Museo Picasso, con un laboratorio móvil, denominado MOLAB, para el análisis 'in situ' de obras de arte, en el marco del proyecto europeo Infraestructuras de investigación avanzada sobre el patrimonio cultura (CHARISMA).

La responsable del Departamento de Conservación Preventiva del Museo, Reyes Jiménez, explicó que el estudio quería profundizar en la obra Autorretrato con peluca, a partir de dos obras hechas en La Coruña (noroeste de España), donde con 14 años aprendió a pintar de la mano de su padre, José Ruiz Blasco, maestro en la escuela de Bellas Artes de esa ciudad.

Los cuadros analizados son Viejo, Hombre con Boina, Retrato de Josep Cardona i Furró, Hombre al estilo de El Greco, Retrato de Carles Casagemas y Autorretrato con peluca.

Viejo, pintada en La Coruña, es una obra simple y aparentemente sencilla, tiene unas manchas que podrían indicar algún resto de composición, mientras que Hombre con Boina, de 1895, es más complicada y sólida y en ella se ve que Picasso tiene una conexión enorme con la obra de su padre.

Debajo de la gorra han aparecido dos palomas, una constante en su progenitor y maestro, que podrían ser las primeras que se le conocen de esta temática, y según Jiménez, se podría decir que la afición por pintar palomas de Picasso fue una herencia de su padre.

El cuadro Hombre al estilo de El Greco tiene debajo una figura masculina de espaldas que conecta con el periodo de formación de Picasso en Barcelona, cuando pintó en academias y desnudos de estudio.

Además, los expertos han podido comprobar que Picasso cortaba trozos de tela y los reutilizaba, por lo que ahora, explicó Jiménez, intentarán buscar más trozos de obras y establecer de dónde han podido salir.

En el cuadro de Josep Cardona i Furró, de 1899, Picasso trabajó tres veces, ya que han aparecido otras pinturas con escenas de enfermos, como en la obra Al lado de la enfermedad, y la imagen de una azotea, un paisaje urbano que Picasso trabajó mucho en Barcelona.

De este paisaje se ha hecho incluso una recreación cromática y se ha visto que está ligado a su pintura más alegre y colorista, similar a la obra Terrazas e iglesia de Santa Marta, y que la obra visible, con pinceladas muy verticales y mucha pintura, no tiene nada que ver lo que hay debajo.

El retrato de Carles Casagemas, de 1899-1900, que ya se había restaurado hace 50 años, es una pintura con muchos problemas de conservación a causa de una capa de blanco de plomo que causó grietas y caídas de lo que se pintó encima, por lo que ahora se sabe que oculta algo que no se puede ver, "porque el plomo hace de pantalla".

Lo que sí se ha determinado es que debajo de la pintura que ha caído, y que está encima del blanco, hay una composición pictórica de color azul, verde y beige, que podría corresponder a un paisaje, por el cromatismo similar con otros dos paisajes de Horta de Sant Joan (Tarragona -noreste de España-) pintados de 1898.

Debajo de Autorretrato con peluca, los expertos encontraron una capa clara con tonos ocre verdoso de un hombre con gorro de grandes dimensiones de estilo bohemio, similar al del retrato de Pompeu Gener.

El investigador del Departamento de Química Analítica de la UB José F. García puntualizó que conocer la estructura de los materiales y la composición de la paleta de Picasso es importante "porque da información del artista, la época y del contexto cultural y geográfico de su obra".

Aunque el trabajo de campo duró cinco días, en los que se hicieron pruebas de fluorescencia de rayos X, de espectroscopia de infrarrojos, o espectroscopia Raman, posteriormente se trabajó más de un año y medio para hacer un informe completo sobre los pigmentos y su composición.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)