16 de abril de 2015 17:27

La mirada guarda el secreto del amor entre un perro y un ser humano

Los perros de razas grandes necesitan más espacio, paseos y llevarlos a la peluquería, para que su pelaje se mantenga en un tamaño adecuado. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El contacto visual genera oxitocina, una hormona que fortalece la confianza. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 50
Agencia AFP

Investigadores dijeron este 16 de abril que el secreto del afecto de un perro está en sus ojos. La conclusión responde al estudio de cómo actúa el establecimiento del contacto visual en la hormona del amor -la oxitocina- tanto en ejemplares caninos como humanos.

El estudio realizado por investigadores japoneses y publicado en la revista especializada Science sugiere que los humanos y los perros evolucionaron conjuntamente a lo largo de los siglos para convivir como lo hacen hoy en día.

La clave fue el contacto visual mutuo, que genera altos niveles de oxitocina, una hormona que fortalece la confianza y la conexión emocional. Estudios previos habían mostrado que, cuando las madres miran a los ojos a sus bebés, se produce oxitocina y, con ella, corre un flujo de amor y de intensos sentimientos de protección.

Eso sucede gracias al mismo mecanismo que los perros evolucionaron de los lobos salvajes hasta convertirse en mascotas y amigos de los humanos, descubrieron los científicos.

"Los perros son más hábiles que los lobos y los chimpancés, que son respectivamente los familiares más cercanos de los canes y los humanos, en sus comportamientos sociales comunicativos ", dijo el estudio dirigido por Takefumi Kikusui, del Departamento de Ciencias Animales y Biotecnología en la universidad Azabu de Japón.

Los científicos estudiaron a los perros y sus dueños y documentaron todas las interacciones, incluyendo palabras, caricias y miradas, durante 30 minutos. Cuando luego midieron los niveles de oxitocina de ambos, hallaron que "el aumento del contacto visual entre los perros y sus dueños condujo a un aumento de oxitocina en los cerebros de las dos especies", señaló el estudio.

El mismo experimento realizado con lobos no dio el mismo resultado. Como estos evolucionaron de los lobos hace cientos de años, el estudio muestra que los caninos que fueron domesticados y se adaptaron a la compañía de sus amigos bípedos lo hicieron gracias a que dominaron el poder de la mirada, que es un elemento clave en la socialización humana.

Los investigadores realizaron entonces otro experimento. Rociaron oxitocina directamente en las narices de los perros y los pusieron en un cuarto junto a sus dueños y otros extraños. En este caso, "las perras hembras respondieron aumentando la cantidad de tiempo que sostuvieron la mirada con sus dueños", señaló el estudio.

No se pudo determinar por qué no se vio el mismo efecto en los perros machos. Pero, curiosamente, "luego de 30 minutos, los niveles de oxitocina habían aumentado en los dueños de los perros que habían sido rociados... Lo cual provee más evidencia de que la relación entre una persona y su perro está mediada por la oxitocina".

Ya es conocido que el perro es el mejor amigo de los humanos. Pero el estudio arroja una nueva luz sobre este fenómeno, dijo a la revista Science Greger, un biólogo evolutivo de la Universidad de Oxford en Gran Bretaña. "Mientras más conocemos sobre el proceso de cómo los perros se asociaron a la gente, más aprendemos sobre los orígenes de la civilización", señaló.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (0)