14 de noviembre de 2016 10:30

Las emisiones mundiales se mantienen estables por tercer año consecutivo

La actividad humana está directamente relacionada con las emisiones de CO2. Foto referencial: Wikicommons

La actividad humana está directamente relacionada con las emisiones de CO2. Foto referencial: Wikicommons

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

Las emisiones mundiales de CO2 se mantienen estables por tercer año consecutivo en 2016, en parte gracias a la disminución de gases en China, según un estudio presentado hoy (14 de noviembre de 2016) en la cumbre del clima de Marrakech (COP22) por los investigadores del proyecto The Global Carbon Project.

El informe indica que las emisiones mundiales apenas han crecido un 0,2 % en 2016 respecto a los niveles de 2015, lo que representa el tercer año consecutivo en el que no se experimenta un incremento significativo, frente a las subidas medias de un 3% anual que se experimentaron durante la primera década de este siglo.

"Estamos ante una señal inequívoca de que el aumento de emisiones se ha desacoplado del crecimiento económico, no obstante aún es pronto para afirmar que las emisiones mundiales han tocado techo", asegura Glen Peters, uno de los científicos que ha liderado el estudio.

Y es que, desde la revolución industrial, las emisiones globales de carbono han estado totalmente ligadas al crecimiento económico, una tendencia que la lucha contra el cambio climático ha obligado a romper, explican los autores de este estudio, publicado en la revista científica Earth System Science Data.

Para Peters, esta estabilidad en las emisiones se debe a la caída de las mismas en China desde 2012, con un aumento de gases de un 0,7% en 2015 respecto a 2014 y una proyección de un ligero 0,5 de incremento en 2016 respecto al año anterior, debido a "un menor crecimiento económico y menor consumo de carbón".

El gigante asiático representa a día de hoy casi el 30 % de las emisiones de CO2 mundiales, por lo que cualquiera de sus datos son determinantes para el balance global.

Los investigadores destacan que está previsto que las emisiones de Estados Unidos desciendan un 1,7 % a finales de este año, fundamentalmente por el mismo motivo que China: el menor uso del carbón.

Esta bajada sigue a la caída del 2,5 % que tuvo Estados Unidos en 2015 respecto a 2014.

Respecto a estos datos, Peters considera que "las intenciones del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de revivir la industria nacional del carbón pueden chocar con la propias tendencias de mercado en Norteamérica, que apuntan a que el carbón seguirá cayendo en favor de la energía solar, de la eólica y del gas".

Frente al caso de China, la mayoría de los grandes emisores entre los países en desarrollo ha aumentado sus gases contaminantes, especialmente la India, con un crecimiento previsto del 5 % en 2016 respecto a 2015, aún así algo menor que el incremento anual del 6 % que venía teniendo la última década.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)