6 de mayo de 2015 16:57

Un juego de Quidditch para recibir a los nuevos politécnicos al estilo Harry Potter

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Elena Paucar

Harry Potter estudia en la Espol. Sí, es uno de los alumnos de la carrera de Licenciatura en Nutrición y ayer mostró cómo usar su varita mágica ante un grupo de dementores, en una batalla campal que tuvo como escenario el coliseo del campus Prosperina, en el noroeste de Guayaquil.

Por su parecido, José Andrés Icaza fue elegido para interpretar al personaje de la saga de la autora británica J. K. Rowling, durante la novatada de este año. Una capa oscura, anteojos redondos, la bufanda de la casa de Gryffindor y una tenue cicatriz que sus amigos dibujaron en su frente fueron elementos suficientes para encarnar al joven aprendiz de mago.

Politécnicos y el misterio del campus’ fue el nombre escogido para dar la bienvenida a los novatos a la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). 622 nuevos estudiantes fueron recibidos la mañana de este miércoles 6 de mayo bajo la temática de Harry Potter, en una entretenida inducción que tuvo como fin explicarles temas institucionales, académicos y otros trucos de magia.

Alumnos y autoridades colaboraron para crear un ambiente de hechizos. La rectora encargada, Cecilia Paredes, no dudó en lucir un traje similar al de la profesora Minerva McGonagall. Mientras que Camilo Márquez, director de Bienestar Estudiantil, se disfrazó del director Albus Dumbledore, con una vistosa capa y una barba abundante. Y Nelson Paz, jefe de Bienestar Estudiantil, lució la indumentaria de Kingsley Shacklebolt, uno de los miembros del Ministerio de Magia.

“Bienvenidos a ser parte de la mejor institución del Ecuador, bienvenidos politécnicos (…) Aprovechen cada día… y por último, no entren al lago prohibido”, dijo Paredes, vicerrectora académica, quien no se negó a los insistentes pedidos de fotografías de los estudiantes. En semestres anteriores, esta técnica de inducción ha dado buenos resultados en la Espol. La primera novatada temática fue inspirada en Star Wars, la segunda en Mario Bros y aunque para esta última también se consideró la saga de Avengers, Harry Potter sumó más puntos.

Esa fue la antesala de un reñido juego de Quidditch. En la cancha de baloncesto se improvisó un campo con aros para el encuentro entre los equipos de Gryffindor y Slytherin. Con escobas de papel, que intentaron superar a la Nimbus 2000, la selección de balonmano de la Liga Deportiva Politécnica parecía flotar sobre el entablado.

En los alrededores, algunos jóvenes con ropas negras imitaban a los dementores. Mientras que otros lucieron los uniformes del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. “Es increíble. Es una bienvenida que no olvidaré”, dijo Johanna Lynch desde su asiento. Ella logró un cupo para la carrera de Ingeniería Oceánica.

Desde las 10:00, los novatos pudieron conocer las actividades de los 17 clubes estudiantiles de la Espol. En este recorrido participarán como voluntarios cerca de 220 estudiantes politécnicos, divididos bajo los nombres de las cuatro casas de Hogwarts (Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin) para dirigir a sus nuevos compañeros en grupos de 17 a 20.

Taws, Asme, ACP, AU, Kokoa, Inecyc, Ionis, Anifonix, Emprendedores, IIE, IEEE, Cadiec, Fanpol, Twenning, Célula, Debate y Slowfood, escogieron temas como la Sala de Menesteres, Hogsmeade, el Bosque Prohibido, el Callejón Dragón, Grimmauld Place, Azkaban y el Ministerio de Magia para dar a conocer sus actividades y captar más integrantes.

EEE eligió el Ministerio de Magia. Para entrar a este salón, los bachilleres tuvieron que atravesar una cabina roja, tal como en el filme. Adentro, a la luz de las velas, participaron en una trivia que mezcló preguntas sobre la Espol y las películas de Harry Potter.

Jimmy González, presidente del club, lució como Cornelius Funge (el ministro de Magia). Para este politécnico, las novatadas son una forma de demostrar que en la Espol no solo hay extensas jornadas de estudio, sino también diversión a través de los clubes.

Los chicos del club Fanpol (Familia Anime Politécnica) optaron por recrear la Sala de las Profecías. Bolas con profecías, hechizos y mortífagos fueron los elementos que idearon para entretener a los asistentes.

En tanto, la Sala de Menesteres apareció en el área de reunión del club de Debate. En la entrada al salón oscuro, un dementor de telas y cartón ponía en alerta a los visitantes. Rodeada por velas y con un uniforme de Hogwarts, Sharon Rosado intentaba hacer un conjuro mientras los novatos trataban de descifrar 50 analogías de debate colgadas en la pared. “Esta es la sala que se acopla a las necesidades de quienes la buscan… -indicó Ricardo Guzmán, presidente del club- Y ahora se acopló para el debate y para dar a conocer a la Espol”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)