19 de diciembre de 2016 10:18

Ocho especies de animales que se extinguieron por actividad humana

Estas ocho especies animales se han extinguido como consecuencia de las actividades de los seres humanos. Foto: Infobae América.

Estas ocho especies animales se han extinguido como consecuencia de las actividades de los seres humanos. Foto: Infobae América.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 37
Triste 16
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Infobae - Red de Noticias Albavisión

El cambio climático, las matanzas por cacería furtiva o contrabando, piratería y hasta epidemias y deforestación son los principales motivos de la desaparición de al menos ocho especies animales. La mano del hombre siempre estuvo detrás de esas extinciones y nada pudo hacer para frenarlo.

Tortuga gigante de Pinta

En 2012 el mundo enlutó cuando supo de la muerte de uno de los ejemplares más cuidados del planeta. El Solitario George había dejado de existir a los 100 años. Era el último de las tortugas gigantes de Pinta, una isla de las Islas Galápagos que habitó durante milenios el planeta. A lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX estas tortugas fueron cazadas indiscriminadamente por piratas, contrabandistas y marineros. En ese período fueron asesinados más de 100 000 de estos animales.

Rana arbórea de patas rayadas de Rabb

Tougghie murió en septiembre pasado. Tenía 12 años. Se cree que fue la última de su especie. Una rana arbórea de patas rayadas de Rabb. La especie fue identificada en la selva panameña en 2005, pero años después no sobrevivió a una epidemia de hongos y todos sus ejemplares murieron.

Rinoceronte Vietnamita

Son una subespecie de los rinocerontes de Java que fue cazada hasta extinguirse. El último de la especie, una hembra, murió en la jungla vietnamita en 2009. Su esqueleto fue hallado un año después. Aún el hombre no había entendido que su accionar estaba terminando con un animal que sería imposible de salvar: su cuerno había sido arrancado y un rifle había terminado con su vida.

Melomy Rubicola

Originario de Bramble Cay, este roedor fue descubierto en los años 80 y su población fue calculada en cientos. Sin embargo, el cambio climático permitió que las aguas aumentaran en el cayo australiano provocando su absoluta desaparición. Científicos de Australia lanzaron una campaña para salvar a la especie. Sin embargo, cuando lo hicieron, descubrieron que era demasiado tarde: no encontraron ningún otro ejemplar. 

Rinoceronte negro de África Occidental

Fue la subespecie más rara del rinoceronte negro. En 2011 fue declarada extinta. Su población disminuyó significativamente por culpa de la caza furtiva a principios del Siglo XIX. Medidas adoptadas en 1930 permitieron que se la protegiera. Sin embargo, los safaris clandestinos continuaron y hacia 2000 sólo había 10 ejemplares en el centro-oeste de África.

Kokako de la Isla Sur

Alguna vez muy extendida en el sur de Nueva Zelanda, esta ave se extinguió por la deforestación que impactó en el medio ambiente de la isla. También por la introducción en su ecosistema de predadores no nativos. La última vez que se la vio fue en 2007. El Kokako de la Isla Norte está en peligro.

Pececillo de Barada

Este pez habitaba las cristalinas aguas de la costa siria. Pero en la última década la urbanización de la costa significó una amenaza para la rara especie. Hacia 2008, el agua drenada llevó a que el 90% de su población pereciera. En 2014, se lo declaró extinto. La guerra civil en siria también contribuyó a su desaparición.

Murciélago de la isla de Navidad

Vivió durante casi un millón de años en Australia. Pesaba 3 gramos y se alimentaba de insectos. Pero en los 80 el número que componía su población comenzó a disminuir. Y en 2006, sólo había 50 de ellos. En agosto de 2009, murió el último de la especie.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (0)