24 de octubre de 2015 00:00

La zona ribereña en Esmeraldas hace vistosas fachadas

Los colores pasteles son  los preferidos de los propietarios. Los vidrios reflectivos son otra opción.Fotos: Marcel Bonilla / ELCOMERCIO

Los colores pasteles son los preferidos de los propietarios. Los vidrios reflectivos son otra opción.Fotos: Marcel Bonilla / ELCOMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Marcel Bonilla
Redactor (I)

Los antiguos modelos de fachadas, hasta cierto punto rústicos, de las casas que están junto al río Esmeraldas cambiaron por diseños modernos.

Se observan trazos rectangulares con círculos en medio, matizados por tonos beige, verde, ladrillo, rosado, blanco, mostaza...

Parte del cambio fue la inclusión de balcones de hormigón, acero y aluminio, junto a pequeñas jardineras. Estos cambios son habituales en las nuevas construcciones y también, en la arquitectura antigua.

El progreso de la economía hizo que desde hace una década las personas se fijaran en aspectos de viviendas de urbanizaciones. Al final replicaron esto en sus hogares.

En la decoración se usa mármol, porcelanato y fachaletas con acabados barnizados. Algunas tienen pequeñas tejas de color rojo para proteger las ventanas o en techos de parqueaderos.

Hasta hace 10 años, lo más común era ver frentes sencillos en casas de construcción mixta (madera y cemento) con ventanas y puertas pequeñas, elaboradas en madera.

Actualmente, los exteriores son más innovadores, pues usan diseños con pilares de hormigón en puertas y ventanas, dando realce a los marcos y sus molduras.

Las puertas son de metal y las ventanas de aluminio blanco, con visibles divisiones en cada pieza. Llevan vidrios tipo espejo, que reflejan la calle y no permiten observar desde fuera.

El arquitecto Luis Espinales dice que en estos sectores no hay un estilo arquitectónico definido, ya que en los esbozos externos se aprecia una mezcla de minimalismo con formas tradicionales y algunos detalles modernos, como el uso del acero.

Luis Nazareno, propietario de una vivienda del sector, cree que las fachadas, aparte de dar un aspecto bonito, elevan la autoestima de los moradores.

Las inversiones dependen de qué tipo de frente requiera y del tipo de materiales. José Simisterra, uno de los constructores, dice que solo la mano de obra va desde los USD 1 500 hasta los USD 5 000. A esto se suma el costo de acabados especiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)