16 de noviembre de 2015 16:59

Raúl Zurita: 'Si la poesía desaparece, la humanidad lo haría en los cinco minutos siguientes'

El chileno Raúl Zurita se encuentra en Quito con motivo de la Feria Internacional del Libro 2015 que se inauguró el pasado 14 de noviembre de 2015. Foto: Gabriel Flores/ EL COMERCIO.

El chileno Raúl Zurita se encuentra en Quito con motivo de la Feria Internacional del Libro 2015 que se inauguró el pasado 14 de noviembre de 2015. Foto: Gabriel Flores/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Gabriel Flores

La mente de Raúl Zurita, poeta chileno invitado a la Feria del Libro 2015, tiene una lucidez envidiable. Habla pausado y en voz baja desgranando cada idea con la claridad que solo puede tener una persona que ha dedicado su vida a explorar los misterios de la poesía. Un mundo que le ha permitido, sobre todo, reflexionar sobre su país.

Chile aparece como un personaje central de su producción poética ¿Por qué ese interés de retratar y recorrer su historia?

Para mí la poesía y el arte en general tienen que ver con la vida. Finalmente los depositarios de toda la historia somos cada uno de nosotros, nunca pude separar mis circunstancias de mi entorno. Por razones que me son absolutamente desconocidas me tocó hablar desde una herida y la única forma que tenía para expresar aquello que me afectaba profundamente fue a través de la poesía.

¿Cuáles son sus preocupaciones actuales respecto a Chile dentro de su poesía?

Estoy muy desencantado de la sociedad que emergió de la dictadura. En esa época se descubrieron sentimientos de solidaridad, de compañerismo y de amor eso es lo único que aprendimos bien. Luego surgió esta sociedad neoliberal en la cual nadie gana. Creo que en la actualidad la poesía vive dentro de un mundo feroz, un mundo en el que uno se pregunta si vale la pena que la humanidad exista.

Su poesía resulta una forma de resistencia ante esa ferocidad del mundo

Es apostar por la esperanza de lo que no tiene ninguna esperanza. Hay que ponerse en la piel de una madre que ve a su hijo triturado por un bombardeo, o del hombre que está siendo torturado en alguna prisión clandestina. Escribo poesía porque nadie soportaría tanta injusticia, tanta desigualdad y tanto dolor sino fuere porque tiene la esperanza de un nuevo día. Si la poesía desaparece la humanidad lo haría en los cinco minutos siguientes.

Uno de los libros que se puede encontrar en la FIL de Quito es ‘Tu vida rompiéndose’, una antología personal editada por Lumen en el 2015, ¿Usted es un poeta adepto a las antologías?

No soy adepto a las antologías. Para mí este libro es una muestra, una síntesis, una sinopsis, de todo lo que he trabajado desde los años 70 hasta ahora. Este es el recorrido de una vida, el catastro de la historia de un país, un recorrido por todas las vidas y las crueldades, con la vislumbre final de una posible, remota e hipotética felicidad.

¿La historia de un país que puede ser cualquier país?

Sí. Los seres humanos no somos más que distintas metáforas de lo mismo. Incluso los seres monstruosos son exactamente carne nuestra. Si tú logras mirar al fondo de ti mismo sin autocompasión y sin falsa solidaridad es posible que llegues a lo más profundo y te enfrentes con tu capacidad de mal, con tu capacidad de destrucción.

En el mundo hay víctimas y victimarios, al poeta le tocó ser la primera víctima pero también el primero que se levanta. Solo hundiéndonos en los abismos de oscuridad es posible levantar una esperanza que finalmente termine transformando la realidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)