26 de March de 2014 00:02

La política 'gringa' se mira en la TV

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La Washington DC que se vende en los catálogos es una urbe de historia y sobriedad, donde es casi imperceptible encontrar las grietas en sus emblemáticos edificios. Pero allí también yacen los rostros -no siempre amables- de las personas que hacen la política de una de las naciones más poderosas del mundo.

Son estos personajes quienes alimentan a los escritores de ficción y quienes se han apoderado en la pantalla chica y la Web. Con narrativas que -más allá de enfocarse en la política internacional- abundan en el día a día de quienes ostentan el poder, tres series han tomado esa ciudad para centrar sus historias en la Casa Blanca.

'House of Cards' (Netflix) marca el camino del ambicioso congresista Frank Underwood (Kevin Spacey) que busca ­vengar una traición que le impidió escalar de posición en el Gobierno. Mientras sigue su plan se descubre la poca moral para avanzar o mantenerse en la política. Con manipulación, el personaje elimina al resto cuando ya no le es útil.

Si bien los proyectos de ley de educación o el cambio en la edad de jubilación dentro del Gobierno son algunos de los tópicos que maneja el programa, el escritor de la serie, Beau Willimon, ha reconocido que está impulsada más por el poder que por la política.

Por su parte, 'Scandal', el drama creado por Shonda Rhimes, detalla la manera en que se esconden los escándalos de la Casa Blanca. Con la actuación de Kerry Washington como Olivia Pope, los diálogos se combinan con los amoríos presidenciales, las percepciones de género en el congreso y la premisa de que todo lo que hacen -así sea un acto criminal- es parte del camino para un bien mayor.

Pero no todo tiene un sabor amargo en Washington. 'Veep' ha logrado capturar la comedia que se asienta en el quehacer diario de un 'staff' político, tomando como centro a Selina Meyer (Julia Louis-Dreyfus), vicepresidenta de EE.UU., la serie de HBO ha capturado la esencia del empleado público.

El personaje de Jonah Ryan ha sido uno de los que más ha dado en el clavo. Su rol de puente comunicacional entre la Presidencia y la Vicepresidencia le da un aire de arrogancia, que lo invita a creerse indispensable para la nación. Bill Burton, exsecretario de prensa adjunto para el presidente Obama, confesó al New York Times que reconoce en él a 100 jóvenes con los que ha trabajado en las oficinas presidenciales.

La serie se tornó en un referente para los administrativos, quienes dicen "ese fue un momento 'Veep" cuando afrontan situaciones similares a las retratadas en el programa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)