20 de May de 2010 00:00

El cantante Luis Miguel no pierde su fanaticada en Ecuador

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacciones Cuenca, Ambato, Guayaquil y Espectáculo

Los rumores sobre la muerte del cantante mexicano Luis Miguel no solo causan revuelo en portales de la Internet sino que también mantienen intrigados a sus seguidores en Ecuador. A pesar de que cinco de ellos aseguran que no son más que especulaciones, están preocupados por su salud y esperan que muy pronto haya un comunicado oficial.

Sus fans abrieron el baúl de sus recuerdos para mostrar por qué han coleccionado por años objetos y discos del músico. En una carpeta de cartón, María Ruales guarda 10 afiches y 11 discos de aquel artista que se hizo célebre porque en su adolescencia cantaba sujetando su rubia melena. “En el video de La Incondicional se cortó el cabello y quedó guapísimo. Ese video se difundió por primera vez en ‘Siempre en Domingo’, con el presentador Raúl Velasco. Me acuerdo cada detalle de ese programa”.Para esta ejecutiva ambateña, la música del cantante ha sido la banda sonora de su vida. Con la canción Cuando calienta el sol bailó en esas épocas en que las chicas usaban copetes altos, hombreras gruesas y pulseras de colores que cubrían el brazo.

Se enamoró con los boleros del cantante. María escuchaba una y otra vez Delirio cuando su novio le propuso matrimonio. Era una veinteañera. “En la Internet apareció que Luis Miguel murió. ¡Qué susto! Juro que el día en que muera iré a despedirlo donde sea enterrado. Si mi madre lloró por Sandro, yo lloraré por él”.

La última llegada al país del ‘Sol de América’, como se le conoce al artista, hace seis años, dejó marcada la vida de Johana Luna, guayaquileña de 27 años. Ella guarda la entrada del concierto de Luis Miguel en Guayaquil. Fue en el 2004, cuando el cantante trajo al país su Gira 33.

Recuerda que con un grupo de amigas y compañeras de trabajo decidieron ir a primera fila. Con una entrada que bordeaba los USD 200 y sin haber recibido la remuneración de fin de mes, optaron por recortar los cupones de las promociones que aparecían en los periódicos.

A ella también le preocupa lo que ocurra con la salud del artista. A diario mira Internet para saber qué paso, conocer algo más.

Alexandra Malo, de 42 años, ha visto dos veces a Luis Miguel en un show en vivo. La primera fue “en 1991 o en 1992 no lo recuerdo”. Pero sí recuerda que ese concierto lo vivió en Salinas. La segunda ocasión fue en Miami, EE.UU., en 2008, durante un viaje que realizó con sus amistades.

La cuencana no se considera una fanática que dedica tiempo a hurgar en la vida y trayectoria del cantante. A Malo no le gustó el inicio de la carrera. Cuando a sus 12 años, Luis Miguel grabó su primer disco y deslumbraba en radios y escenarios de su país y de América Latina, a ella no le parecía bueno “no me gustaba su voz de niño”. Le gustó cuando creció y “ya tenía voz de hombre”, dice muy seria. No guarda afiches ni fotografías, pero conserva con cariño el recuerdo de verlo en vivo en dos ocasiones.

Por un concurso de una marca de champú, Yolanda Mancero ganó la entrada para ir a ver a su ídolo en Madrid, España. El año1999 marcó parte de su vida, pues conoció el país vasco y compartió el hotel con personalidades extranjeras gracias a él. Guarda esas fotos como un tesoro, al igual que 15 discos y dos pósteres. Para ella, las canciones del mexicano fueron claves en uno de los momentos cruciales de su adolescencia.

Temas como Sueña y Nada es igual la hicieron sentir un vínculo con aquel artista que para ella es más que voz y bonito rostro. “Sus letras son emotivas y escuchándolas sientes que vale la pena luchar y seguir adelante”. Mancero es la tesorera del club de fans oficial del país. Hace siete años se unió al grupo fundado por Gabriela Torres en Quito.

Crearon una página web que ahora cuenta con 350 seguidores. Torres se enamoró de los boleros del cantante cuando tenía 16 años. Desde allí empezó a coleccionar sus discos y recortes de revistas. Como no había un club en Ecuador decidió fundar uno. Con una pícara sonrisa cuenta que tuvo que llenar la lista de seguidores con números de sus compañeros de aula. “Era la única forma de que me dieran el certificado oficial”. Después la lista siguió llenándose sola a través de su página web.

Para esta quiteña, presidenta del club de fans, no es ninguna sorpresa que Luis Miguel no emita un comunicado porque “ya lo han matado como unas tres veces”. Ella asegura que en la adolescencia del artista, él fue muy abierto con los medios. Pero su hermetismo se debe a las malas experiencias y a su afán por mantener su vida privada.

Torres considera que eso no está mal, aunque sí considera que ya es hora de que alguien aclare la situación. Para Hugo Mora, otro de sus fans quiteños, las cosas se están saliendo de las manos. “Creo que sí debería aparecer alguien que afirme o desmienta su estado de salud. Así estaremos tranquilos”.

En Twitter aún se comentaba ayer sobre la posible muerte del cantante. Sin embargo, el cantante español Alejandro Sanz escribió: “Por cierto, Luis Miguel está perfectamente de salud”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)