10 de diciembre de 2017 00:00

De Premios Nobel y otras bellas artes

Adam McKay dirigirá una adaptación del libro de Michael Lewis ('Moneyball') sobre el origen de la reciente  crisis económica. Foto: Agencias

Adam McKay dirigirá una adaptación del libro de Michael Lewis ('Moneyball') sobre el origen de la reciente crisis económica. Foto: Agencias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia EFE

Economistas con una efímera carrera de actores; químicos, escritores; literatos que llevan su prosa a guiones de cine y televisión o físicos asesores cinematográficos. Los premios nobel de este año son la prueba de que el talento no tiene límites ni se plasma en una sola dirección.

Es el caso del nobel de Economía Richard Thaler quien puede jactarse de haber hecho sus primeros, y quizás últimos, pinitos en la actuación con una película ganadora de un óscar ‘The Big Short’ (2015) y de la mano de Selena Gómez.

Lo de Thaler fue solo un cameo en el que se interpretaba a sí mismo: el padre de la economía del comportamiento, disciplina que incorpora el análisis de cómo piensan y actúan las personas cuando toman decisiones económicas, pues no siempre lo hacen de manera racional.

El nuevo nobel aparece apenas tres minutos en pantalla junto a la cantante ante una mesa de blackjack y, mientras ella apuesta, Thaler le explica alguna de las causas que llevaron a la crisis de 2008.

Para ello recurre a la llamada “falacia de la buena racha”, por la que la gente cree, sin base racional, que lo que ocurre ahora seguirá pasando en el futuro, de forma que cuando Selena Gómez apuesta frente a la banca, se sucede una cascada de apuestas entre los mirones sobre si ganará o no.

‘The Big Short’, dirigida por Adam McKay y Óscar al mejor guión adaptado, aborda la gestación de la crisis financiera de 2008 para lo que insertó cameos de expertos que explican conceptos económicos complicados.

Escribir novelas o elaborar guiones pueden parece actividades no tan lejanas, pero para el nobel de Literatura Kazuo Ishiguro son experiencias totalmente diversas. “Mientras escribo quiero que mi novela funcione única y exclusivamente como una novela y mi guión funcione únicamente como una película”, explicó al blog especializado Readers Read.

El británico de origen japonés, conocido entre el gran público por ‘The Remains of the Day’, adaptación cinematográfica de la novela con que ganó el Booker Prize en 1989, ha escrito varios guiones para películas de televisión.

Como los de ‘The White Countess’ (2005) y el musical ‘The Saddnest Music in the World’ (2003).

Sin embargo, Ishiguro no se encargó de la adaptación de su novela pero sí trabajó en la producción de ‘The Remains of the Day’ y de ‘Never Let me Go’, que primero fue película y después serie televisiva en Japón.

El mundo de las letras es la segunda casa de Joachim Frank, quien además de lograr el Premio Nobel de Química 2017 por el desarrollo de la criomiscroscopía electrónica se dedica desde hace más de 30 años a la escritura.

Relatos como ‘El competidor’, ‘El nadador’ o ‘La brecha en su corazón’ -una historia ambientada en Madrid, en la que el Museo del Prado y Goya tienen un papel destacado- son la carta de presentación literaria de este nobel científico.

Y de las historias de ficción a la de verdad, pues el nobel de Medicina Jeffrey Hall, uno de los tres premiados por sus trabajos sobre los ritmos circadianos, es un apasionado de la Guerra Civil estadounidense.

Autor del libro The Stand of the U.S. Army at Gettysburg (2003) y profesor de un curso sobre esa batalla en la Universidad de Brandeis, a mediados de los noventa llevó a un grupo de 250 biólogos moleculares de visita en la Universidad de Princeton a un tour de un día por los campos de batalla históricos más cercanos.

El cine también anda entre los intereses del nobel de Física Kip Thorne, aunque en este caso no como actor, pues incluso ha sido un personaje interpretado por Enzo Cilenti, en ‘The Theory of Everything’ (2014) sobre la vida de Stephen Hawking, de quien es amigo.

Thorne, galardonado por su contribución a la detección de las ondas gravitacionales, fue también productor ejecutivo y asesor científico de ‘Interstellar’ (2014), de Christopher Nolan.

Una película en la que la historia es tan importante como la exactitud de la ciencia en la que se basa y la verosimilitud de aquella que “inventa” para permitir los viajes en el tiempo a través de un agujero de gusano.

Ahora, Thorne tiene entre manos un nuevo proyecto cinematográfico junto a Hawking y la productora Lynda Obst, y otro artístico en forma de libro junto a la pintora Lia Halloran sobre el ‘Lado deformado de Universo’, que reúne las poesía del científico y las obras de la joven.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)