10 de mayo de 2018 08:51

El festival  EDOC inició con un homenaje al equipo periodístico de EL COMERCIO

El festival EDOC 2018 arrancó con un homenaje al equipo periodístico de este Diario. Los próximos 11 días se proyectarán 138 películas provenientes de 45 países durante el festival.  Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

El festival EDOC 2018 arrancó con un homenaje al equipo periodístico de este Diario. Los próximos 11 días se proyectarán 138 películas provenientes de 45 países durante el festival. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Gabriel Flores

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con una comedia con tintes dramáticos, protagonizada por una matriarca española, que hace unas semanas ganó el reconocimiento a Mejor Documental en los Premios Goya y un homenaje al equipo periodístico de EL COMERCIO asesinado en la frontera norte, comenzó el 9 de mayo del 2018, la decimoséptima edición del Festival Internacional de Cine Documental Encuentros del Otro Cine EDOC, uno de los eventos cinematográficos más importantes de Latinoamérica.

La proyección de 'Muchos hijos, un mono y un castillo' del director español Gustavo Salmerón comenzó pasadas las 19:30, con el aforo del Teatro Nacional de la Casa de la Cultura lleno y con la presencia de varias autoridades del sector cultural como Pablo Corral Vega, Secretario de Cultura del Municipio de Quito, y Raúl Pérez Torres, ministro de Cultura y Patrimonio.

La elección de los organizadores (con Alfredo Mora Manzano a la cabeza) de inaugurar la nueva edición de los EDOC con el documental de Salmerón resultó un buen augurio para el público que durante los próximos 11 días podrá disfrutar de las 138 películas provenientes de 45 países que forman parte del menú cinematográfico del encuentro.

La causante de ese entusiasmo del público quiteño fue Julia Salmerón, la protagonista del documental, una mujer que fue filmada por su hijo Gustavo durante doce años y a la que, en gran medida, se debe el éxito que este filme ha cosechado dentro y fuera de España, donde Salmerón se ha convertido en la madre más popular del momento.

Julia, de cuerpo menudo y cabello teñido, tiene una capacidad única para atrapar al público. Puede estar sentada remojando sus galletas en un vaso de leche, hablando de sus años de juventud en los que odiaba a los comunistas, o tratando de recordar dónde guardó las vértebras de su abuela asesinada que el efecto es el mismo, una simpatía que arranca sonrisas y que evoca a esa Julia con la que alguna vez todos nos hemos topado en la vida.

El mérito de Gustavo Salmerón, más allá de tener una madre histriónica, es haber logrado un retrato de la vida de Julia, donde no se omiten los momentos de tristeza, angustia o frustración que vive a causa de la los problemas económicos producidos por la crisis que vivió España al final de la década pasada.

Julia, y ahí está el máximo atractivo de esta cinta, también es una especie de espejo de lo que todos somos en algún momento: amantes de la buena comida, acumuladores y propietarios de sueños que pueden sonar 'alocados' como eso de querer tener muchos hijos, un mono o un castillo.

Al final de la proyección Julia Salmerón, a través de un video grabado por su hijo, mandó saludos al público ecuatoriano y señaló que estaría encantada de que el Presidente de Ecuador vea el documental. A su lado estaba su esposo y unos metros más allá, en el pesebre navideño que tiene montado de diciembre a julio, el Premio Goya.

La próxima proyección de esta cinta será el sábado 19 de mayo, a las 21:15, en el cine OchoyMedio (Valladolid y Vizcaya).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)