10 de octubre de 2017 00:00

Diego Coral: El reto es la programación y el trabajo en provincias

Coral realizó su formación en Incine, el Estudio de Actores, la Universidad de Cuenca, y en la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Coral realizó su formación en Incine, el Estudio de Actores, la Universidad de Cuenca, y en la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Fernando Criollo

El actor y docente Diego Coral asumió la dirección de la Cinemateca Ulises Estrella de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en una época de rápidos cambios políticos y administrativos. Durante sus primeros tres meses en el cargo, el funcionario habla sobre la situación actual y los ejes de esta nueva gestión.

¿Cómo recibió la Cinemateca tras la salida de Wilma Granda?

En una etapa de transición muy fuerte. Coincidió con la designación de Camilo Restrepo como nuevo presidente de la Casa de la Cultura. Poco tiempo antes, la anterior directora, Wilma Granda, se jubiló y en ese lapso hubo dos direcciones encargadas. Recibo la Cinemateca en esa transición, con la programación armada hasta noviembre y ciertos proyectos en marcha. Tuve que entrar sobre la marcha y adecuarme.

¿Qué le motivó a asumir el reto de la administración de esta entidad?


El reto en sí mismo. Todo el tema de la memoria y la custodia del patrimonio fílmico es una parte del cine que no la había trabajado directamente y que me interesa mucho. Más que cinéfilo soy un amante de la memoria en general, por lo que me atrajo inmediatamente. También, es un lugar de trabajo y gestión directa.

¿Cuáles son los principales retos institucionales?

Hay retos a corto y mediano plazos. A corto plazo uno de los más grandes es que la Cinemateca extienda su trabajo hacia los núcleos, en su programación y su accionar, de una manera eficiente. Otra cosa urgente es que debe convertirse en un espacio de exhibición plural y accesible a todos.

¿Y a más largo plazo?

A mediano plazo hay que mejorar la forma en la que se conservan los archivos impresos y fílmicos. Y a largo plazo hay que construir una bóveda climatizada más grande, conseguir más herramientas de digitalización. En general el espacio de procesos técnicos tiene que crecer.

¿Está la Cinemateca en condiciones de mantener y avanzar en el proceso de recuperación y conservación del patrimonio audiovisual nacional?

Totalmente. Tenemos varias herramientas como el film scaner, la bóveda climatizada, el personal técnico capacitado, pero tiene que haber una organización más rigurosa.

¿Cuáles serán los principales ejes de su gestión?

A nivel de programación hay que reorganizar la mirada, que lleguen desde cortometrajistas hasta grandes festivales. Necesitamos plantear una forma de programación bajo una mirada más sistemática. Que la gente que quiera programar en la Cinemateca tenga un espacio definido. Y esa experiencia llevarla a los núcleos.

También hay un proyecto de mediación educativa, es decir, que desde lo académico se pueda abrir espacios de diálogo con la sociedad. Es necesario retomar los procesos de investigación y publicación.

Parte del sector audiovisual asegura que la institución se encuentra en un limbo. ¿Cuál es la situación jurídica y administrativa de la Cinemateca?

La Casa de la Cultura es una institución autónoma y la Cinemateca es parte de esa institución. No hay tal limbo jurídico. El problema es que se mezcla mucho lo político. Pero también es un tema que permite abrir el diálogo.

¿Qué relación mantiene con el Instituto de Cine?

Mantenemos una colaboración institucional, pero son entidades independientes.

¿Cuál es la situación económica de la institución?

El presupuesto de la Cinemateca proviene de la CCE, que a su vez lo recibe del Ministerio de Finanzas. Aparte la Cinemateca tiene apoyos no financieros, de gestión con embajadas y otros organismos internacionales.

¿Cómo quedó la Cinemateca en temas de competencias tras la aprobación de la Ley de Cultura y su reglamento?

Mantiene las mismas competencias. Legalmente es el custodio legal del archivo fílmico ecuatoriano. También, es la programadora de la sala Alfredo Pareja Diezcanseco y los espacios de proyección en los núcleos provinciales.

Biografía

Actor, director y escritor. Realizó su formación en Incine, el Estudio de Actores, la Universidad de Cuenca, y en la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya. Ha sido docente en la Universidad Central, la Universidad de las Américas y el Incine. Este es su primer cargo directivo en la administración pública.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)