5 de septiembre de 2014 17:33

Despiden a Julexi Chévez en medio de sus recuerdos

Familiares, amigos y vecinos acudieron al velorio de la virreina. Foto: Juan Carlos Pérez/ El Comercio.

Familiares, amigos y vecinos acudieron al velorio de la virreina. Foto: Juan Carlos Pérez/ El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 35
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Santo Domingo

Gigantografías que mostraban varias de las frases de optimismo ante las discapacidades y fotografías de una sonriente Julexi Chévez colgaban en la entrada de la morada de la joven virreina de Buena Fe, cantón de los Ríos, en la Costa de Ecuador, durante su velación.

La capilla ardiente de la adolescente, quien fue la primera reina de belleza con una prótesis en el país, fue decorada de acuerdo con sus gustos. Lienzos, rosas y las bandas de sus certámenes fueron colocados dentro de su vivienda.

Familiares, conocidos, amigos y vecinos se reunieron a partir de las 07:00 de este viernes 5 de septiembre del 2014 en el hogar de la chica, en el barrio Nueva Buena Fe. Ella sufría de osteosarcoma (cáncer a los huesos), desde hace cuatro años, enfermedad que provocó la amputación de parte de su pierna derecha.

Sus restos fueron velados durante la mañana de este viernes en su morada y por algunas horas en el colegio de señoritas Quevedo, plantel donde la joven cursó sus estudios secundarios. Los estudiantes y autoridades del centro educativo solicitaron “ver por última vez a esta guerrera”, que falleció el jueves 4 de septiembre en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Marcela Molina, compañera de Julexi, asegura que la joven les dejó a sus amigos “muchas lecciones de vida. Nos enseñó que tenemos que luchar por lo que queremos y no dejarnos vencer por los obstáculos”.

Su cuerpo será trasladado al coliseo de la ciudad, lugar donde los habitantes de la localidad le darán el últimos adiós, antes de su entierro, el cual se llevará a cabo a las 14:00 de este sábado 6 de septiembre en el cementerio de la urbe.

Su abuelo Francisco Vélez recuerda que aunque la salud de su nieta era muy frágil, siempre mantuvo “la alegría en su rostro”.
“Cuando me dijeron que mi niña murió no lo creía, porque días antes me contaron que se sentía mejor, que había comido, sonreído y que hasta se pegó su bailadita”.

La adolescente sufrió un paro cardiorespiratorio la tarde del jueves 4 de septiembre, tras una recaída de su enfermedad. Fue atendida en la Clínica Cuba Center, en Santo Domingo de los Tsáchilas, en el noroccidente del país.

Familiares y amigos de Julexi Chévez recordaron sus enseñanzas en gigantografías. Foto: Juan Carlos Pérez/ El Comercio.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)