1 de April de 2011 00:00

Una versión finlandesa de la ‘Pacha Mama’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La iguana mira de lado y ella de frente. La mujer indígena, que carga en los brazos al reptil, es el primer óleo que observan los visitantes al entrar a la sala 1 de la Casa de las Artes de la calle La Ronda, en el Centro Histórico. Es colorido y figurativo, como los otros 19 cuadros de ‘Pacha Mama’, la exposición pictórica de la artista finlandesa Arja Toivonen, que se abrió el 25 de marzo.

Toivonen, antes de plasmar su visión en los óleos, estuvo en contacto con comunidades latinoamericanas, a través de sus viajes a Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia. Por eso retrata con cercanía a hombres y mujeres de cabellos negros y pieles morenas, con expresiones serenas.

La artista también pinta paisajes, figuras y sitios familiares, como las plazas de pueblo y su actividad, en la que plasma cómo fluyen los encuentros sociales y comerciales. Por eso, también, nombra a sus cuadros con palabras reconocibles y con significado. Aparecen, entonces, ‘Rumiñahui’, ‘Shuar’, ‘Sishuar’, ‘Shaman’, ‘Mama Quilla’, etc.

“Se ven bonitos los colores”, comentó Patricia Endara, quien acudió a la muestra junto con su hijo Cristian, de 9 años. Ambos estaban de paseo por La Ronda y entraron por curiosidad. A él le agradó el óleo titulado Shaman, en el que se observa a una pantera azul de ojos amarillos y mirada penetrante. “Me asusta un poco”, dijo el niño con timidez, mientras su madre sonreía.

En la sala 6 de La Casa de Artes, los visitantes se encontraron con un sol hecho con maíz, asentado en el centro del lugar. Además, observaron los retratos Bárbara (pintado en el 2004) y Zolita (en el 2007), en los que se destacan los detalles de la vestimenta indígena y sus accesorios. La luna, el sol y otros elementos naturales también se repiten en la obra de Toivonen.

La finlandesa aprovecha el uso de tonos oscuros para crear ambientes místicos y de ceremonia, y los colores claros (amarillo y rojo sobre todo), para acentuar la festividad de los pueblos. Es notoria, además, la presencia mayoritaria de mujeres en sus cuadros. Pétalos secos distribuidos a lo largo de las salas complementan la decoración de la muestra, que estará abierta al público hasta el 17 de abril, de martes a domingo. La entrada es gratuita.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)