17 de March de 2012 00:59

Velasco Mackenzie desmitifica Galápagos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Jorge Velasco Mackenzie asegura que el único lugar en el que no le gustaría presentar su más reciente libro es en Galápagos. Es en ese sitio, que en su novela es llamado “las islas encantadas-malditas”, donde transcurre la mayor parte de ‘Hallado en la grieta’. La obra, narrada en tercera persona, trata la relación de desamor entre Ailyn (de origen asiático) y Valdemar Ventura (un marinero ). Y siguiendo la estructura que el autor utiliza en sus talleres de literatura, consultamos a literatos que hagan una disección de la novela.

Personajes

Para la escritora y crítica literaria Solange Rodríguez, el personaje Ailyn representaba la vitalidad. Velasco Mackenzie, por su parte, resalta que ella está marcada por su deseo de venganza. Muy joven, fue comprada en las Islas Galápagos por Valdemar Ventura (del que se nos dice, es mucho mayor a ella). A esas islas había emigrado su familia, prácticamente, despedida del Japón tras ser portadora de la radiación propia de la explosión de la bomba atómica de Hiroshima.

Sobre otro de los personajes principales, Valdemar Ventura, según Velasco Mackenzie, es un personaje que “tiene miedo de vivir”. En la misma novela, el mismo Valdemar concluye que ellos han regresado a la isla, luego de haberse conocido ahí y haberse marchado a tierras lejanas, a odiarse más que a pasar una jornada tranquila. Él ya no siente emoción cuando observa desnuda a Ailyn. Quizá por eso aparece Amanda, un ex amor de Valdemar. Para Rodríguez, este personaje, representa la pasión.

El lenguaje

Para Ubaldo Gil, director de Editorial Mar Abierto, el sello bajo el cual fue publicado ‘Hallado en la grieta’, esta novela emplea una “poesía luminosa, casi genésica y apocalíptica”. El autor coincide con esta afirmación y añade que a diferencia de sus anteriores obras, esta está libre de la jerga popular. “Ni siquiera en los diálogos es posible leer esa jerga del pueblo”, asegura Velasco Mackenzie.

El espacio

Si hay un lugar que juega un papel importante en la historia son las Islas Galápagos. Lo que el autor plantea en esta novela es una desmitificación de la significación de “encantadas” que el mundo entero les ha dado. “Las trato muy mal”, admite Velasco Mackenzie, a la vez que argumenta que no se puede alabar un lugar que históricamente ha vivido muchas tragedias, “que ha sido hasta sitio de reos”. Para ello, se sostiene en lo dicho por Charles Darwin, que en su tiempo estudió las islas y llegó a decir que las especies que sobreviven ahí son las que se adaptan mejor.

El narrador de la historia las llama “fantasmales”, “islas encantadas-malditas” y, de paso, convierte al lugar en el terreno del desamor y de venganza, el sitio donde Ailyn planea, a como dé lugar, vengarse de Valdemar Ventura por un día haberla raptado.

El tiempo

No hay una fecha exacta señalada en la novela. Tan solo una referencia histórica: el bombardeo a Hiroshima, acaecida el 6 de agosto de 1945. Dado que la familia japonesa de Ailyn escapa tras la explosión, se estima que la historia transcurre en los años posteriores a esa tragedia. A pesar de eso, Velasco Mackenzie asegura que “esta no es una novela histórica sino una testimonial que parte de un momento histórico, eso sí”.

La estructura de la novela

La novela está organizada en 15 bloques temáticos. Parten desde el primer capítulo, ‘El infierno del paraíso’, hasta llegar a la ‘Última Roca’. Para Gil, esta estructura “evidencia un ciclo de partituras y arquitectura textual que poco a poco encantan al lector con el horror de lo que está leyendo”.

Para Rodríguez, uno de los secretos mejor guardados dentro de esta estructura planteada por el narrador, es una situación vivida por los padres de Ailyn. Esa es, además, la razón por la cual venden a su hija a Valdemar y le piden que se la lleve lejos de las Galápagos, para protegerla de posibles represalias. Luego, Valdemar y Ailyn, regresarán a las islas. Es con esa escena con la que el narrador decide partir la historia.

“Los ‘flashbacks’ (saltos al pasado) hacen que la obra tome varias direcciones, no una lineal”, asegura Velasco Mackenzie sobre su obra de 212 páginas y de la que se imprimieron 10 mil ejemplares.

HOJA DE VIDA
Jorge Velasco Mackenzie

Escritor guayaquileño,  de 63 años y autor de 7 novelas; la  próxima:        sobre  la vida en un centro de rehabilitación de alcohólicos.    
Su punto de vista.  “A mí me aterra saber que en las Galápagos estás rodeado de mar, que la única manera de salir de ahí es por avión”.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)