4 de May de 2010 00:00

Un tesoro arqueológico se subastará

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Yakarta,

Un tesoro arqueológico descubierto en un barco que naufragó a lo lejos de las costas de Indonesia, hace 1 000 años, se subastará mañana, en Yakarta, por un precio calculado en al menos USD 80 millones.

Un total de 271 000 piezas, entre cerámicas chinas, espejos de bronce, perlas, rubíes y zafiros, componen ese tesoro hundido en las profundidades del mar. Este es uno de los más importantes en ser descubiertos en Asia, dice Luc Heymans, el director belga de la sociedad de exploración submarina Cosmix. El tesoro fue descubierto en el 2003, cuando pescadores rescataron entre sus redes pedazos de porcelana frente a las costas de Cirebon, en la isla de Java. Los restos del navío, cuyo nombre, puerto de origen y causa del siniestro permanecen desconocidos, están a 55 metros de fondo, gracias a lo cual quedó al resguardo de los saqueadores desde su naufragio, en la época de las Cinco Dinastías chinas (907-960) . “Los intercambios comerciales eran muy frecuentes entre el mundo árabe y Asia, y los puertos de Java y Sumatra fueron muy frecuentados”, explica Heymans. “Pensamos que a bordo del barco se encontraba un embajador, debido a la importante cantidad de cerámicas chinas que se hallaron”. Cuando buceó por primera vez entre los restos del barco, en el 2004, el buscador de tesoros halló “en unos 40m², una montaña de porcelanas” . Fueron necesarias unas 22 000 zambullidas para que buzos belgas, australianos, indonesios, británicos y franceses rescataran miles de teteras ornamentadas con flores de loto, objetos de vidrio de la dinastía Fatimide, platos y objetos decorados con caligrafías árabes, testigos de la llegada del Islam al sureste asiático.Unas 11 000 perlas, 4 000 rubíes, 400 zafiros y más de 2 200 granates salieron de los abismos antes de ser evaluados en un depósito de Yakarta, bajo alta vigilancia. Luego del inicio de una investigación judicial, dos de los buzos del equipo (un francés y un alemán) fueron detenidos el 2006, acusados de participar en excavaciones arqueológicas ilegales. Estuvieron un mes en la cárcel. “Hoy me siento algo aliviado, la mayoría de la gente pensaba que sería imposible sacar las piezas”, indica Heymans. El acuerdo prevé que el tesoro se venda en un solo lote y que el Estado se quede con el 50% del monto de la venta, organizada por el Min. del Mar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)