1 de July de 2011 15:20

Siete artistas ecuatorianos llegaron a un acuerdo con la Bienal

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Siete artistas ecuatorianos insisten en la necesidad de cambios de la normativa de la XI edición de la Bienal Internacional de Cuenca. Ellos sugieren que "haya políticas culturales que garanticen los derechos de los concursantes".

Este grupo de artistas lo integran Anthony Arrobo, Paulina León, Paúl Rosero, Valeria Andrade, Fernando Falconí, Illich Castillo y María José Argenzio. Los cuatro primeros firmaron un acuerdo el pasado 18 de junio y los otros tres se abstuvieron.

Según Paulina León, la firma del documento es un primer paso y el mismo consta de seis puntos (ver anexo). Este busca garantías básicas para quienes participen en la XI edición del certamen. Para ella, la modificación de la normativa es prioritaria.

También aclara que los seis puntos del acuerdo solo rigen para la presente edición, prevista del próximo 11 de noviembre al 31 de enero del 2012. El propósito es que para futuras ediciones se garantice la participación de los artistas, tratándoles como profesionales. Por ese motivo, la artista quiteña todavía no asegura su participación.

Paúl Rosero, quien también firmó el documento, reconoce que el cambio definitivo de las normativas es un proceso. A su criterio, la Bienal "no quiere modificar la normativa a mitad del camino porque sería una vergüenza".

Otra de las artistas que también apoya el acuerdo es Valeria Andrade. Ella considera que se avanzó en el diálogo y que no le interesa desarticular el trabajo del actual director ejecutivo de la Bienal, Diego Carrasco,

En total son 14 seleccionados del país, 12 de ellos presentan sus reparos. Entre quienes no firmaron el acuerdo con Carrasco está el cuencano Fernando Falconí. Él opina que se avanzó en el diálogo, pero dice que no firmó porque todavía no existe un cambio estructural de la normativa.

Falconí considera que es necesario generar una normativa que beneficie no solo a los artistas de está edición sino a futuro. Su participación en la XI edición aún no es segura porque desea participar con una obra nueva y todavía no recibe una respuesta por parte de los curadores.

Una de las artistas que renunció a participar en la XI edición es María Teresa Ponce. Su retiro, según aclaró, obedece a que no está en condiciones de buscar financiamiento para su obra, que es de gran formato. En cambio sí lo hará en la Bienal de Brasil, la misma que cubrirá todos sus gastos.

Ella no es la única que anunció su salida. El curador Cristóbal Zapata también dejó su cargo. Su retiro –dice- se debe a que es parte del Festival de la Poesía, que también tendrá lugar en noviembre próximo.

María José Argenzio tampoco firmó el acuerdo porque no se cumplió el objetivo definitivo de cambiar la normativa. Insiste que debe existir un trato profesional para los artistas. "En Ecuador eso no está ocurriendo".

Carrasco, por su parte, comenta que los seis puntos que se acordaron ya están en la normativa. "Lo que ocurrió fue solo una aclaración, porque la posición de la Bienal ha sido siempre la misma". Él se compromete en iniciar un proceso de diálogo sobre la normativa y el formato adecuado para la ejecución de la Bienal.

Los seis acuerdos

1. La Bienal de Cuenca dará un presupuesto como apoyo a la producción de la obra de los artistas seleccionados.

2. La Bienal de Cuenca garantiza el hospedaje y alimentación de los artistas durante los días de montaje e inauguración.

3. La Bienal de Cuenca garantiza el transporte y embalaje de la obra, ida y vuelta, independientemente de su formato, tamaño a peso, por un monto máximo de $300.

4. La Bienal de Cuenca pondrá a disposición de los curadores, un equipo museográfico para que realicen el montaje de manera adecuada.

5. La Bienal de Cuenca proveerá de espacios y equipos audiovisuales según los requerimientos de las obras.

6. Se pide al directorio de la Bienal de Cuenca, revise y reformule la normativa actual, para las siguientes ediciones, considerando que la normativa es un instructivo que determina con claridad, responsabilidades y obligaciones, tanto de la institución como de los artistas, y que a la vez, garantice los derechos de los artistas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)