21 de December de 2012 07:13

Un Quito de leyenda, para los pequeños

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Mitos, leyendas y tradiciones de Quito, la palabra y la gente en los espacios de la ciudad, han pasado de generación en generación, con actualizaciones, pérdidas y demás condiciones dadas por el cambio de los tiempos. Ahora, en un ejercicio de memoria, pensado para los niños de hoy, aparece ‘Relatos de Kikirikito’, de Rina Artieda V.

El libro, con formato y recursos aptos para la infancia, se presenta en forma de un recorrido por diferentes plazas, calles y edificios de la ciudad, donde a manera de diálogos el gallo de la Catedral le narra historias a un curioso niño, Nico, que es vendedor de lotería.

Las 19 partes en las que se divide la publicación incluyen una presentación, la introducción a los relatos, las historias, un mapa para este recorrido literario, las fichas de los personajes y una serie de pistas sobre la historia y las prácticas de los quiteños. La presentación, convenientemente, está escrita por Edgar Freire Rubio, vecino y librero de la ciudad y una de las personas que más sabe de tradiciones y costumbres.

Los relatos dejan hablar a espantos y voces del pasado, a la piedra de las casas y al portón de las iglesias; todo ello en medio de sabores de helados de paila y de quesadillas, de nombres de calles y de personajes entrañables, para una bella e inocente historia no oficial.

Entre los cuentos que integran este libro se hallan Las hilanderas, los ratones y la luna, Con olor a muerto, Una sandalia milagrosa, Los cofres del fraile, La capa y la corona, Cachos tengo, El secreto del Yavirac… todos escritos con un lenguaje sencillo y una narración que rezuma oralidad, aspectos que facilitan el acceso a las historias y a las tradiciones por parte del público ideal para esta publicación, la infancia. Asimismo, en cada historias se adivina una intención didáctica o al menos aleccionadora, pues tras la narración se puede leer una moraleja, una ‘kikirileja’.

La magia que atraviesa a las historias y al tono con el que están narradas se acompaña de ilustraciones de Zonacuario y fotos de Fidel Delgado Almeida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)