4 de April de 2011 00:00

Patricio Estrella: hemos recibido más reconocimientos afuera

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Asociación de Teatristas Independientes para Niños y Adolescentes de Argentina (Atina) premió la obra teatral “El Quijote” de La Espada de Madera como la mejor obra extranjera presentada en el 2010. Ya antes esta obra había recibido el mismo galardón, pero del premio Teatro del Mundo.

Patricia Lanatta, crítica teatral y jurado del premio Atina, asegura que al ver el trabajo de La Espada de Madera el año pasado vieron a un clásico tratado con mucho respeto, con un tratamiento serio de los personajes, que tenía una puesta estética en la realización de sus muñecos, en la dramaturgia, en la dirección. “Tenía una manera muy destacada de dirigirse al público, con mucha gracia, con mucho humor. Y el títere (Quijote) tiene una presencia escénica importante. Esta es la primera vez que premiamos a un grupo ecuatoriano”. De este premio habla el principal de La Espada de Madera, Patricio Estrella.

¿Cuán importante es esto?

Yo no sé cómo valorar la importancia de esta organización o de cualquier otra, pero siempre es importante que se reconozca el trabajo, y más importante que sea en otros países. Quiere decir que nuestro trabajo merece ser visto.

Que sea en Buenos Aires, una de las plazas culturales más importantes del mundo, ¿le da mayor valor?La actividad cultural de Buenos Aires es impresionante y por aquí pasan muchos grupos del mundo. Es importante no solo para nosotros, sino para el país.

¿Esto abrirá la puerta para más grupos ecuatorianos?

Supongo que sí' Es más, diría que eso es lo que espero.

¿‘El Quijote’ tiene el mismo reconocimiento en Ecuador?No mucho. Da pena decirlo, pero hemos recibido más reconocimientos fuera del país. No es que no hayan reconocido el trabajo de La Espada de Madera en Ecuador, pero los mayores logros han sido en el extranjero, no tanto en premios, sino en apoyo y auspicios.

¿Siente que faltan auspicios para la actividad teatral en el Ecuador?

Yo siento que faltan políticas coherentes que vayan a propiciar el desarrollo del teatro.

¿Qué quiere decir con “falta de políticas coherentes”?

Yo no estoy de acuerdo cuando se dice que no hay políticas. Siempre ha habido políticas, pero no han sido las más acertadas para estimular el desarrollo de las artes. Me refiero a que últimamente lo que han hecho son concursos, ‘fondos concursables’ y eso no dice mucho al reconocimiento a los gestores culturales. Me refiero a que uno tiene que concursar por USD 5 000 ó 10 000, no importa el monto; competir con mucha gente de manera desigual, con los que recién comienzan, con los que llevan un año, con los que llevan 40 o nosotros, que tenemos 22 años de trabajo. No hay ese reconocimiento a la trayectoria, a la labor constante de un grupo o de las personas.

¿A qué cree que se debe este ‘no reconocimiento’?No sé. Habría que preguntarles a los funcionarios. Hay que reconocer que sí hay apoyo últimamente a proyectos, pero creo que debería haber un reconocimiento a personas o grupos que durante muchos años nos hemos dedicado a la actividad todos los días de nuestra vida, con ética y profesionalismo. No somos muchos en el Ecuador: somos contados y visibles los grupos que han trabajado en teatro de manera constante. Creo que lo justo en este caso es que no nos hagan concursar con todos, sino que haya un reconocimiento y de premio a esa trayectoria, para que nos estimulen a seguir trabajando como lo hemos hecho 22 años, en nuestro caso.

¿Usted dice, entonces, que desde el Estado no se reconoce el trabajo de los grupos que llevan años en escena?

Creo que sí. Lamentablemente, la gente que está en las entidades que trabajan con la cultura desconoce el trabajo. Muy pocos gestores culturales que trabajan en esas instituciones conocen la actividad teatral ecuatoriana.

Pero eso no sería democrático, que no haya privilegios, que tengan el mismo derecho los grupos que recién están fundándose y ustedes'

Yo creo que tenemos el mismo derecho, tanto los que se forman como los que llevamos muchos años. Pero la obligación del Estado es distribuir los fondos en proporción al trabajo que hacen los grupos. No es lo mismo que se forme un grupo y se separe apenas terminado el proyecto presentado, que un grupo que ha trabajado más de 20 años.

¿Por qué?

No es lo mismo porque hemos demostrado que nuestros proyectos son sostenidos en el tiempo. No está mal que se haya auspiciado a grupos que se separaron ni bien terminaron el proyecto que mereció los fondos que otorga el Estado, pero nosotros y otros grupos semejantes, estamos durante años elaborando una estética y sobre todo somos un proyecto cultural de vida. Nos levantamos pensando en teatro y nos acostamos pensando en teatro.

¿No es mejor no depender del Estado para poder hacer un arte más libre?

Por supuesto. No queremos depender del Estado. Durante años, sin Ministerio de por medio, hemos podido trabajar. Nosotros no nos quejamos lastimeramente, sino que exigimos la parte del Estado para los que hemos demostrado que de una u otra manera hemos hecho bien el trabajo. Por ejemplo, nosotros con una sola obra ya hemos ganado dos premios internacionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)