4 de May de 2010 00:00

‘Lazos de mi tierra’ danza el mestizaje

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cultura

Para Rubén Guarderas, director del Ballet Ecuatoriano de Cámara (BEC), la integración de Latinoamérica se simboliza como un abrazo entre el cóndor y el quinde. Este es el tema y la forma de representar en las tres piezas más recientes del Ballet Metropolitano, elenco hermano del BEC.La trilogía se inició hace dos años con ‘Alas de mi tierra’, continuó en el 2009 con ‘Semillas de mi tierra’ y concluyó el domingo, con el estreno de ‘Lazos de mi tierra’, una coreografía del maestro chileno Juan Alberto Pérez. La función fue a las 11:00, en el Teatro Bolívar.El proceso que se siguió para las tres obras respondió a la necesidad de desentrañar la potencia de las culturas andinas, pensándolas desde su historia y desde su valor actual en la conformación de una identidad.Así, la primera de las tres piezas representó, mediante la figura del cóndor, el nacimiento de América. La segunda optó por una línea más urbana: puso en escena la migración campesina hacia la ciudad. ‘Lazos de mi tierra’ cerró el triángulo al profundizar en la aceptación del ser mestizo, su fuerza y su lucha.En cuanto a la estética de estas piezas, Guarderas explica que ya se ha disfrutado de muchos estilos coreográficos de danza popular y tradicional; “a veces el folclor se vuelve ‘light’, para el turista”, dice. Ahora, el momento exige no minimizar el uso del cuerpo, si no ir a la par de la evolución genética: “bailar con fuerza y energía, como un pueblo indómito, contestatario”.Además, se ha hecho un diálogo con los otros estilos de danza, pues no se puede quitar las influencias de los ritmos que se van desarrollando en el mundo. “Así como se aprovecha del desarrollo tecnológico en el diario vivir, en las artes están presentes la fusión, la progresión y la proyección”, considera Guarderas.El elenco del Ballet Metropolitano entrena por seis horas, seis días a la semana, durante cinco años y comparte las mismas destrezas de los bailarines clásicos y contemporáneos, el mismo proceso formativo y académico. La única diferencia es que buscan en el folclor las motivaciones para comunicar con su cuerpo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)