Juan Gelman, una vida marcada por la poesía y el dolor

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
DPA

Cuando hablaba de la muerte, Juan Gelman decía "ir a tocar el violín al otro barrio". El escritor argentino, que se exilió en México hace más de dos décadas, murió hoy 14 de enero a los 83 años llevándose una vida marcada por la poesía y el dolor.

Gelman, nacido el 3 de mayo de 1930 en Buenos Aires, fue hijo de inmigrantes ucranianos de origen judío, asentados en el barrio bonaerense de Villa Crespo, donde creció leyendo a Pushkin o componiendo pequeños versos para Ana, un amor de la niñez que lo condujo involuntariamente a la poesía.

Escribir poemas fue para 'Pique Taquito'-como le apodaban sus amigos- un todo: un consuelo, una pasión, una forma de vida y de sobrellevar el destierro o la desaparición de sus hijos Nora Eva y Marcelo Uriel, así como de su nuera María Claudia García, que estaba cerca de dar a luz, durante la dictadura militar argentina (1976-1983).

Una búsqueda incesante le permitió encontrar a su nieta Macarena en Uruguay. La joven nació en cautiverio poco después de que su madre fuera secuestrada en Buenos Aires y trasladada ilegalmente a Uruguay, entre agosto y diciembre de 1976. En el 2002 recuperó su identidad tras una investigación impulsada por organizaciones de derechos humanos de Uruguay y Argentina.

Tinta y papel fueron compañeros de Gelman en su periplo involuntario por países ajenos hasta que llegó a México en 1976, un "extraordinario lugar" que hizo suyo hasta de nacionalidad y en el que deseaba morir y ser enterrado. "Quiero ser enterrado en México", dijo el autor de 'Cólera buey' cuando le fue entregada la Medalla de Oro de Bellas Artes de ese país, la máxima condecoración cultural, en septiembre de 2012.

En esa ocasión explicó aquel apego: "Yo estuve exiliado en Europa y Nicaragua, pero desde el primer día que pisé México en 1961 quedé absolutamente fascinado. Fue como un estallido dulce dentro de mí. Decidí quedarme siempre, sostenido por el amor a este país y a mi mujer".

Aunque de joven inició estudios de química, en 1948 abandonó la universidad para convertirse en alquimista de las palabras. Antes probó otros oficios: vendedor de refacciones automotrices, relacionista público, operador de autobuses, militante político o periodista, actividad que sería fundamental el resto de su vida.

En el campo de la prensa fue en Argentina director del suplemento cultural del diario 'La Opinión', y luego jefe de redacción del revolucionario periódico 'Noticias', de corta vida. La actividad de la prensa en su país la unió también a una militancia política que van desde la izquierda marxista al Movimiento Peronista Montonero.

Con el tiempo, el autor de 'Carta a mi madre' se convirtió en una de las plumas fundamentales de la literatura iberoamericana, en un poeta del destierro, cuya obra y acciones se enlazaron con la voz de la justicia. Gelman ganó, entre otros premios, el Premio Juan Rulfo 2000, el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López-Velarde en 2004, el Premio Reina Sofía de Poesía 2005 y el Premio Cervantes, en 2007.

"Es uno de los mejores poetas en lengua castellana. Cada uno de sus libros tiene una musicalidad diferente", dijo en una ocasión la poetisa uruguaya Cristina Peri Rossi, pero lo que ella más destacaba de él era "su militancia política y su lucha por la libertad".

Una de sus obras es 'Bajo la lluvia ajena', un desgarrador texto sobre el exilio, escrito de manera proscrita en la Roma de 1980. "Aquí yace un pájaro. Una flor. Un violín". Así reza su poema 'Epitafio', contenido en el primer libro que publicó en 1956, con el título 'El violín y otras cuestiones'.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)