7 de May de 2011 00:00

‘Hay que acercar la historia al público’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Es uno de los invitados estrella de la XXIV Feria Internacional del Libro de Bogotá. Santiago Posteguillo (Valencia, España, 1967) decidió dar el salto de la vida académica hacia la novela histórica. Ha publicado una trilogía que redescubre el Imperio Romano. En ‘Africanus, el hijo del cónsul’, ‘Las legiones romanas’ y ‘La traición de Roma’, que son ‘best sellers’, el autor recrea la vida del militar romano Publio Cornelio Escipión, llamado El Africano.

¿Qué motiva a un filólogo y académico a incursionar en la novela histórica?

Muchas veces se olvida que, cuando se dice novela histórica, el núcleo es la novela. Y esta es lenguaje, ficción, literatura e ideología. Todo eso no me queda lejos. Aunque hice estudios de filología y literatura, me apasionó la historia. No hay mejor lugar para combinar literatura e historia que la novela histórica.

¿Qué lo movió a escribir sobre el Imperio Romano?Me apasiona el tema de que la antigua Roma está mucho más cerca de lo que nosotros pensamos. No solo en el lenguaje, sino en nuestra cultura, en el Derecho, en cuestiones anecdóticas, como las expresiones que usamos: ipso facto, etcétera; o en por qué poner en rojo los días festivos en los calendarios: porque lo hacían los romanos. Eso me ha llamado la atención. También creo que está muy bien acercar esta historia al gran público para conocer mejor el pasado.

‘Africanus, el hijo del cónsul’ aborda a un personaje poco conocido, ¿qué factores destaca de él?

Escipión fue un general invicto y un político notable. Lo que me ha llamado más la atención: socioculturalmente él influyó para que una Roma, que desechaba todo lo extranjero, incluyera en su cultura el legado de la Grecia clásica, que gracias a él nos ha llegado, en toda su fortaleza. Eso supone que la marcha de la cultura occidental y la forma de lo que somos ahora se debe a Escipión. Además, fue un personaje que permaneció tras la sombra de Aníbal, su oponente militar.

Si ha escrito sobre El Africano, se ve natural que lo haga acerca de Aníbal.

Sí. En la trilogía, en paralelo con la vida de Escipión, se va contando la de Aníbal. Los lectores pueden ver las dos visiones que tenían estas personalidades.

¿Cuáles son sus autores y libros favoritos de novela histórica sobre Roma?

Sobre el Imperio Romano, puedo destacar la pentalogía de la escritora australiana Colleen McCullough, en especial el cuarto volumen, ‘Las mujeres de César’. Están también las novelas del británico Robert Graves, ‘Yo, Claudio’ y ‘Claudio, el dios’. Y, por supuesto, destaco ‘Quo Vadis’, del polaco Henryk Sienkiewicz, Premio Nobel de Literatura.

¿Con su trilogía, usted está en la corriente de las novelas cinematográficas?

Me suelen decir los lectores que la forma que tengo de narrar es muy cinematográfica, muy visual. Es verdad. Cuando escribo las novelas, uso técnicas del cine. Esa forma de narrar hace que el texto sea atractivo para el lector.

Entonces, ¿se ha planteado la posibilidad de llevar sus novelas a la pantalla?

Sí. Lo que ocurre es que no solo depende de la voluntad de un escritor, sino del interés de quienes puedan producir películas. En el caso de mis novelas, eso de recrear batallas tiene un costo de producción muy grande.

¿Hay interés?

Sí hay interés y unas negociaciones en marcha. Lo que me interesa es que mis novelas, si se trasladan al cine, sean razonablemente fieles al espíritu de los personajes, como yo los he recreado.

Después de la trilogía, ¿en qué trabaja ahora?

En otra novela sobre la época romana. En este caso saltándome unos siglos. Voy a entrar en el momento en que Roma entra a su máximo poderío.

¿Y qué grado de aceptación ha percibido para con sus novelas?

Por encima de mis expectativas. En España, ‘Africanus’ y ‘Las legiones malditas’ llevan más de 20 ediciones y 11 ‘La traición de Roma’. Y se están leyendo en América Latina. Me consta el interés que existe en Argentina, México, Colombia, Ecuador... Los lectores están siendo muy generosos conmigo.

Ecuador trajo 25 compradores a la Feria

La Feria Internacional del Libro de Bogotá , que se extenderá hasta el domingo 15, es también un imán para el sector editorial de Ecuador.

Precisamente, Ecuador, como invitado de honor, es el país que más compradores internacionales tuvo en la III Rueda de Negocios organizada por Proexport Colombia, la Cámara Colombiana del Libro y Corferias.

La delegación ecuatoriana está integrada por 25 representantes de casas editoriales y librerías nacionales. En total arribaron a Bogotá 132 compradores de una veintena de países. Un estudio de Proexport, la institución que promueve las exportaciones de Colombia, señaló que los empresarios de este país tienen oportunidades de hacer negocios en Ecuador y vender libros, textos escolares y universitarios.

Una muestra del creciente negocio se dio en los dos primeros meses del 2011, revela un informe del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que incluye cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas. En ese lapso se incrementaron las exportaciones del sector a Ecuador en 106%. Este crecimiento ha originado que varias empresas colombianas comiencen a colocar infraestructuras propias de comercialización con el fin de optimizar costos.

¿Qué está detrás del aumento de las ventas colombianas a Ecuador? Terry Sebastia, de la Librería Española, explicó que “Colombia es hoy un referente para el sector editorial latinoamericano, en especial para los países del antes conocido Pacto Andino”. Este empresario vino a la FILB en busca de novelas y libros infantiles, universitarios y técnicos.

La Feria del Libro bogotana es la tercera en importancia en América Latina, por detrás de las de Guadalajara (México) y de Buenos Aires. En la edición de este año participan 515 expositores y se espera la presencia de no menos de 400 000 visitantes. En el 2010 se realizaron transacciones por USD 20 millones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)