27 de March de 2012 00:04

El festival de Bogotá convoca público y críticas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La XIII edición del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB) arrancó con un colorido desfile de inauguración, un ritual de chamanes y un concierto gratuito. El desfile recorrió varias calles del centro de Bogotá, con más de 2 000 músicos, zanqueros, actores y clowns.

Pero toda esa comparsa y parafernalia no le libró a la organización de convertirse en sujeto de bromas y reacciones poco favorables en las redes sociales y en la voz de varios periodistas culturales. El centro de tantas reacciones fue la contratación de una treintena de chamanes para que evitaran la lluvia, algo difícil en esta época en la capital colombiana.

Así, la revista El Malpensante posteó: “Para que no llueva en Bogotá en esta época no se necesita un chamán; se necesita una bomba atómica”. Y dio pie para que otros tuiteros se sumen a comentar, por ejemplo: “El #FITB busca chamán certificado” o “¿Será que los 31 chamanes contratados por #FITB están almorzando?”.

La muestra de teatro del FITB abrió con la presentación de la obra colombiana ‘La leyenda de María Barilla’, una puesta en escena de varios de los problemas que por años han sacudido al país: la violencia, el desplazamiento forzado y las desigualdades sociales.

Frente a esta pieza, el periodista Andrés Hoyos tuiteó: “‘María Barilla’, bien cantada, bien montada, casi siempre bien actuada y mal escrita”, y luego añadió por la misma vía: “La escritura de ficción (y de teatro) en Colombia por lo general se queda en esbozos. Eso le pasó a ‘María Barilla’”, lo cual plantea ya un debate sobre la situación de la dramaturgia colombiana. Una dramaturgia que en su historia cuenta con destacados nombres como Enrique Buenaventura o Santiago García, quien hoy recibirá un homenaje por el Día Internacional del Teatro.

A propósito de ello García ha enviado un mensaje a sus colegas: “Nosotros, los hombres y mujeres de teatro colombiano, sabemos que es posible hablar de lo que nos duele y de lo que nos alegra y que también se puede, como en la escena, entender los conflictos. Lo sabemos porque hemos conformado grupos y públicos, hemos tramitado las divergencias en la creación, un lugar sagrado”.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)