Buenos Aires 2x4 trae fusión

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Diego Ortiz. Redactor

A paso lento, en el país el tango empieza a dejar calles y bares para adentrarse a las salas de concierto especializadas. La presentación del ensamble Buenos Aires 2x4 hoy, a las 20:00, en la Casa de la Música (Valderrama y Mariana de Jesús) es un reflejo de esta realidad. Sus intérpretes no solo conocen sobre este género, sus orígenes y manejo de instrumentos, también son capaces de componer canciones, acercando esta música a los estratos académicos. 

Es por ello que la propuesta de Buenos Aires 2x4 no se limita a ofrecer un show con lo mejor del tango de la primera mitad del siglo XX. Este proyecto, liderado por el cantante Martín Fritz y el guitarrista y arreglista Diego Carlisky, ­busca fusionar la cultura musical porteña con ciertos elementos ecuatorianos.

En su primer espectáculo en la Casa de la Música, Fritz y Carlisky compartirán escenario con el pianista Antonio Sánchez Emme. A este grupo de argentinos se suma el flautista y director ecuatoriano Gustavo Lovato. Cuatro personas que en el escenario interpretarán piezas de tangueros como Carlos Gardel y Astor Piazzolla. De hecho, de este último Carlisky y Lovato han trabajado en un arreglo para guitarra y flauta.

¿Por qué el tango busca abrirse paso en el ámbito académico? Carlisky explica que esto se debe en gran parte a la relación con ciertos intelectuales argentinos con esta música. Cita casos como el de Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, quienes a favor y en contra, respectivamente, hicieron que este género entrara como tema de discusión entre los círculos intelectuales de la época. Su llegada a conser­vatorios y academias fue un subproducto de estas conversaciones.

Entre los objetivos de formar esta agrupación, que en los próximos meses prevé duplicar el número de sus miembros, es fusionar los estilos de músicos ecuatorianos y argentinos. A razón de Fritz, las dos naciones están ligadas por un sentimiento nostálgico, lo que provoca en los músicos una tendencia casi natural de sus pasiones sobre el pentagrama.

En cuanto al repertorio, Fritz y Carlisky concuerdan en que las canciones que serán inter­pretadas cumplen con varias de las exigencias de lo nuevo en lo académico, de aquello que depende de las fusiones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)