7 de March de 2010 00:00

Las bicis sortearon los retos del asfalto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
María Fernanda Mejía,

Si vas a participar en un ‘alleycat’ urbano, prepárate para lo más extremo. No solo rodarás con la bici, deberás trotar, subir gradas con la bicicleta al hombro, comer desde plátano hasta un plato de arroz, tomarte fotos y trepar por un muro de escalada.

¿Nunca has escuchado sobre los ‘alleycat’? El próximo viernes podrás ser parte de uno, en el Carishina Race solo para mujeres (averigua más escribiendo a charlotte.fagan@gmail.com). Se trata de una carrera en bicicletas que se desarrolla en la ciudad.

Aquí se pone a prueba tu imaginación para ciclear por atajos y llegar lo más rápido a cumplir las pruebas. La semana pasada, el colectivo abc (Andando en Bici Carajo) convocó a la primera competencia 2010 del ‘alleycat’ Jesús del Gran Pedal.

Eran las 19:00 del viernes, cuando Christian, mejor conocido como ‘Krusty’, daba las últimas indicaciones en el Velódromo de La Vicentina. Los 23 equipos participantes (de tres ciclistas cada uno) recibieron una hoja con las indicaciones. Muchos se dirigieron hacia las gradas del parque de La Floresta, otros fueron cerca de la Plaza Belmonte y se atoraron con unas cucharadas de máchica. En el camino se batieron con el colmado tránsito de Quito.

Equipos como Los Primos, Los Pupos, El duro del maduro, Los amigos del David, entre otros, se cruzaban de un lado a otro por Quito de noche. Al llegar a la panadería de La Vicentina, los participantes, con el sudor cayéndoles por la frente, no esperaron que debían comer un pan, o si no les negarían el adhesivo que les aseguraría más puntos.

Más allá, en la Vizcaya y Lugo, les esperaba un plato de arroz calientito sobre la mesa de La Casa del Árbol. Raúl Arias casi no avanza, pero debía seguir.

La siguiente parada fue en el rocódromo de la Concentración Deportiva de Pichincha. Allí llegaron Las Zamarritas, el único equipo conformado solo por mujeres. Una de ellas trepó por un muro de escalada para atrapar otro papel con instrucciones.

Estaban a la mitad de la competencia y debían ir al túnel de la U. Central, hacer un grafiti, ir a la farmacia y comprar una pastilla y poner tres flores en las bicicletas blancas que se pusieron en memoria de los ciclistas fallecidos. La meta fue el parque La Isla, donde llegó en primer lugar el equipo Los Vanzers.

Este grupo se armó a última hora con Fabián Romero, Juan Mena y Andrés Chanavá. Uno de los retos, dice Fabián, fueron las subidas y las comidas. “Llegamos con las justas y no sabíamos que estábamos primeros”.

Ellos atravesaron el tránsito mientras decenas de carros estuvieron inmovilizados...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)