6 de September de 2012 00:01

El arte, la risa y la muerte de Jorge Holguín Uribe

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

De la desnudez a la desnudez, el coreógrafo y escritor Jorge Holguín Uribe fue interpretado por Matacandelas (Colombia) en la obra de apertura del Festival Sudaka.

‘Las danzas privadas de Jorge Holguín Uribe’ se arma de teatro, baile y música, en un justo equilibrio, para tratar, con la intensidad de una carcajada rota, los sueños, los devaneos, la inteligencia, la belleza y el arte que transpiraba este personaje a través de sus diversas creaciones artísticas.

‘Pafi, el virus y yo’ y ‘Ricardo corazón de gelatina’, otros escritos de Holguín Uribe, se cruzan en esta puesta en escena con el manual ‘Las danzas privadas’–que Jorge dejara escrito para bailarines ocasionales y cotidianos. Con esa conjunción de historias, montadas desde la fragmentación, más que homenajear al artista, lo convoca, para que salte la frontera de la muerte y vuelva al escenario, seducido por el goce.

La palabra tiene una presencia especial en la pieza, por eso el cuidado en decirla con perfección. Es que Jorge era – o así lo muestra Matacandelas– de aquellos bailarines que entienden y crean la danza contemporánea desde la palabra, como si antes del cuerpo en movimiento estuviese el gesto de la grafía. Así, llegaba a un diálogo interno que se tensionaba por los recuerdos de infancia y el aleteo de la imaginación, por la alegría de vivir y el zumbido de su enfermedad incurable (como el “virus” se refiere Holguín al sida).

En escena se percibe a Jorge, el real y el representado, a través de sus diarios, del simio de peluche que lo acompañó siempre, de las palabras nostálgicas de su madre, de las llamadas y el consejo fútil de los amigos, de la experiencia del exilio y la añoranza de Medellín, del sabor del arequipe, del color de su risa sobre su palidez.

Y el espectador se queda con la imagen de un hombre, tan amante de la vida, que se enfrentó con la muerte entre las pirámides y la ritualidad egipcia; aunque la muerte –como él mismo Jorge repite– se encapricha de las personas alegres. Por eso cuando llega con su mano huesuda hay que insultarla: “pepa de mango sin sabor”, “aguacate podrido”...

La agenda de hoy

En la Casa Humboldt,  a las 18:00, habrá una cita de Teatro leído, con obras alemanas.

Sergio Mercurio,  El titiritero de Banfield, presenta ‘De Banfield a México’, en el Teatro Variedades, a las 19:30.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)