18 de junio de 2016 12:55

Más original que la 'Ñ' es la apertura de la interrogación, según filóloga Lola Pons

Captura de pantalla de la letra Ñ que se sitúa a la derecha de la 'L' en los teclados Qwerty para español.

Captura de pantalla de la letra Ñ que se sitúa a la derecha de la 'L' en los teclados Qwerty para español.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

Aunque la letra eñe se ha erigido en emblema del español, la profesora de la Universidad de Sevilla (sur de España) Lola Pons Rodríguez asegura que más originales son los signos de apertura de interrogación y admiración, que además son muy recientes, ya que datan de finales del XVIII.

Especialista en Historia de la Lengua y directora de varios proyectos de investigación sobre la lengua del siglo XV, Pons dijo a Efe que, mientras el sonido de la eñe es compartido con varias lenguas desde hace mucho tiempo, los signos de apertura de admiración e interrogación son relativamente recientes, introducidos con éxito por los académicos hace poco más de dos siglos.

Con la idea de que "el lector compruebe en la lengua de hoy la herencia de la lengua de ayer", Pons ha reunido "Cien historias curiosas sobre el español" en el libro titulado "Una lengua muy larga" (Arpa editores), cuya portada ha sido ilustrada con un rostro de un Miguel de Cervantes que protege sus ojos con unas gafas de sol de última tendencia.

"El español es una lengua muy larga en el tiempo pero también en el espacio", matizó la filóloga al aludir al español de América, además de una lengua "muy flexible" que históricamente ha tenido "variaciones espaciales muy acusadas", ya que lo que parecen normas fijas y universales derivadas de las reglas ortográficas se deben igualmente a una normativa "relativamente reciente".

Las cien "microhistorias" reunidas por Pons en esta particular y desenfadada historia del español, tienen su origen en un blog que la filóloga abrió en 2009 dirigido al ámbito académico, con el que alcanzó tantos seguidores que la llevó a ordenarlas y llevarlas a un libro.

La autora advirtió de que estas cien historias no van necesariamente dirigidas a los 500 millones de personas que hablan español en el mundo, sino a los hablantes y lectores que poseen lo que denomina "sensibilidad lingüística" o que han pensado por qué diferenciar entre "b" y "v" si se pronuncian igual o se han preguntado por qué en la Edad Media se abreviaba tanto si no había móviles.

"No es un libro hecho desde arriba, desde la torre de marfil, sino para que lo entienda todo el mundo, con ejemplos que pertenecen a la cultura popular", explicó la filóloga, quien, por ejemplo, explicó el poco uso del relativo posesivo "cuyo", que ha de enfrentarse en el habla a "muchos competidores", con
Raffaella Carrá y su popularísimo tema "Una mujer en el armario".

Esa canción arranca con la letra: "Tengo una amiga, tengo una amiga / que su (en vez de "cuyo") marido se queda mucho en casa..."

Otro ejemplo de la música es el cantante Raphael, uno de cuyos éxitos se titula "Escándalo" y quien generó cierto escándalo cuando decidió bautizarse artísticamente como "Raphael", porque parece que nadie reparó entonces en que "ph" es un dígrafo que se usó -hasta que la Academia lo eliminó por completo en el XIX- en palabras que, como en "philosophia", habían llegado al latín del griego.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)