21 de mayo de 2018 00:00

La cultura esmeraldeña requiere impulso

Papá Roncón nació en Borbón, en el 2001 fue premiado por su contribución a la cultura. Archivo / EL COMERCIO

Papá Roncón nació en Borbón, en el 2001 fue premiado por su contribución a la cultura. Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Gabriel Flores

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El primer jueves de cada mes en Casa Palenque, un espacio de la pastoral afro en Esmeraldas, se activa una serie de charlas y reflexiones sobre el legado de personajes icónicos de esa cultura. Entre otros: Adalberto Ortiz, Nelson Estupiñán Bass y Juan García Salazar.

En esta escuela de pensamiento crítico participan escritores, artistas y gestores culturales de la provincia, entre ellos Juan Montaño.

Montaño tiene una visión crítica sobre las políticas públicas culturales en Esmeraldas. Este gestor asegura que, desde su creación en el 2008, las actividades emprendidas por el Ministerio de Cultura y Patrimonio para impulsar ese desarrollo han sido mínimas.

“El Ministerio-dice-debería ser el encargado de direccionar las acciones para convertir a la provincia en un potencia cultural y en una zona de paz”.

Raúl Pérez Torres, ministro, sostiene que hay que hacer un mea culpa, porque “desde todo punto de vista se ha descuidado a la región fronteriza”.

Añade que se tiene que trabajar en un proyecto integral en ese territorio. “Es momento de llevar todas las expresiones artísticas y culturales a estas provincias y mostrar la riqueza cultural que hay en ellas”.

El funcionario, que la semana pasada presentó en la Asamblea un proyecto para la Reparación Histórica de Esmeraldas, explica que ya existen acciones puntuales para mostrar esa riqueza cultural. Una será la realización del Primer Festival de Música Negra, que se desarrollará en octubre de este año y en el que participarán grupos locales y extranjeros de distintos géneros.

Montaño cree que este festival puede ser una ventana importante para el desarrollo cultural de la provincia. Pero debe ir acompañado de una serie de actividades artísticas y académicas, que se realicen durante los meses previos.

Una de las coyunturas que, a su criterio, deberían ser aprovechadas por el Ministerio es la cercanía del Bicentenario de la Independencia de Esmeraldas, el Decenio de la Afrodescen­dencia y que la marimba es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Las instituciones culturales -anota- también deberían apoyar más el trabajo de referentes como Papá Roncón, Rosita Wila y Larry Preciado. Así como el de las cantoras que están en cantones como San Lorenzo y Eloy Alfaro.

Carlos Minota, del Núcleo de Esmeraldas de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, cuenta que uno de los proyectos emblemáticos de la provincia es la Ruta de la Marimba. La idea es que 16 instructores, entre músicos y bailarines, capaciten a 48 barrios de los cantones Esmeraldas y Quinindé.

El objetivo es que chicos de 7 a 18 años aprendan sobre esta expresión cultural. “Esmeraldas -reflexiona- es una provincia que históricamente ha aportado al desarrollo cultural del país, pero no tenemos un espacio donde hacer cultura, acá no hay un solo teatro”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)