25 de diciembre de 2016 00:00

La contaminación marcó el ritmo de la ciudades en el 2016

Pekín es una de las ciudades que presenta altos índices de contaminación ambiental. Los habitantes afrontan algunas medidas de restricción de uso de los automóviles. Foto: AFP

Pekín es una de las ciudades que presenta altos índices de contaminación ambiental. Los habitantes afrontan algunas medidas de restricción de uso de los automóviles. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Elizabeth Frias
Redactora (I)
efrias@elcomercio.com

El cielo de países como México, Santiago de Chile, París y Pekín se cubren con una densa capa de gases tóxicos. Los gobiernos de estas naciones han tomado decisiones para restringir el uso de automotores, el funcionamiento de fábricas y la quema de materiales.

Las alertas comienzan a activarse por los informes que los institutos meteorológicos de cada localidad han presentado a los mandatarios. Los mismos demuestran que se han triplicado las mediciones de partículas en las ciudades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó que un nivel máximo se considera a 25 microgramos por metro cúbico durante una exposición.

Santiago de Chile ha decretado emergencias ambientales desde junio del presente año. La medida paraliza por lo menos el 40% del parque automotriz. Y se la toma cuando los niveles de polución de las 11 estaciones de medición de la calidad del aire superan el nivel 500 de material particulado.

Las autoridades también ordenaron la paralización de fuentes fijas industriales; existe prohibición total en el uso de calefactores a leña y derivados de la madera; se prohíbe llevar a cabo quemas agrícolas. La capital chilena registra constantes episodios de alerta ambiental desde hace décadas.

Pekín, por su parte, realizó la medición de las partículas contaminantes con valores de más de 430 microgramos por metro cúbico, 17 veces más del límite considerado seguro
por la OMS.

Debido a la grave situación de polución, Pekín y otras 20 ciudades se declararon en alerta roja. En algunas urbes la concentración de las partículas finas es peligrosa porque se adentran en la sangre a través de los pulmones y pueden causar cáncer.

Las restricciones que el Gobierno ha tomado son: no utilizar los carros; trabajar en la casa; y clausuras momentáneas de fábricas.

La organización Greenpeace alertó que más de 460 millones de personas de seis provincias están afectadas por la contaminación. Además, ellos consideran que no es suficiente aprobar nuevas leyes medioambientales, sino que hay que hacerlas cumplir.

En México, el Sistema de Monitoreo Atmosférico de la capital indicó que la calidad del aire es regular con un máximo de 55 puntos de partículas suspendidas. En ciudades como Chalco, Coacalco, Tepotzotlán y Xalostoc también presentan aire regular, con un máximo de 67 puntos.

Las autoridades recomiendan no realizar ejercicio al aire libre durante la mañana, especialmente en las escuelas. Las personas con asma o cualquier problema respiratorio deben limitar sus actividades en áreas externas.

París también presentó niveles de contaminación 80% mayores a los permitidos. Una práctica que se está ejerciendo es la peatonalización de algunas de sus calles. El municipio cerró la circulación vehicular a lo largo de tres kilómetros.

Frédéric Bouvier, director de Airparif, organismo de medición de la contaminación en París, comentó que una medida es la prohibición de la circulación de los vehículos. Ya en 2014 se utilizó la medida al reducir en un 10% el parque automotor. La disminución del tráfico fue del 18 % en la capital y del 13 % en ciudades limítrofes.

En Roma se realizó un estudio denominado Mapec life. Se basó en una muestra de 1 200 niños de 6 y 8 años. La investigación se concentró en los efectos contaminantes. El resultado fue que 1 de 3 niños presenta mutaciones en el ADN causadas por la contaminación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)